www.melillahoy.es
Los diputados guardaron un minuto de silencio puestos en pie
Ampliar
Los diputados guardaron un minuto de silencio puestos en pie (Foto: Guerrero)

La Asamblea deja sobre la mesa la moción de Vox sobre la españolidad de Melilla

PP, CPM, PSOE y Cs consideraron que la españolidad de Melilla está fuera de duda y que poner dicha cuestión en debate podría perjudicar a la propia ciudad.- Sus 20 votos permitieron dejar aparcada la iniciativa de Vox

jueves 10 de octubre de 2019, 04:00h
La Asamblea de Melilla acordó ayer dejar sobre la mesa una moción presentada por el grupo parlamentario de Vox, que tiene dos de los 25 diputados de la Cámara, que hacía incidencia en la españolidad de nuestra ciudad y la celebración de su día el 17 de septiembre. Todos los partidos de la Asamblea, a excepción de Vox, votaron a favor de dejar esta moción sobre la mesa, tal y como sugirió el PP, grupo mayoritario de la Cámara, al considerar que la españolidad de Melilla está fuera de duda y que poner dicha cuestión en debate podría perjudicar a la propia ciudad.

Así, el portavoz del PP en la Asamblea, Miguel Marín, explicó que su grupo no está de acuerdo con la parte dispositiva de la moción de Vox, que reclamaba una declaración institucional “en la que se defina de una vez y para siempre la españolidad de Melilla, su cultura y tradición, que se celebra desde hace 522 años el 17 de septiembre en recuerdo y memoria de nuestra historia”.
El PP se mostró de acuerdo en que el 17 de septiembre siga siendo el Día de Melilla, pero señaló que la españolidad de la ciudad “es incuestionable” y está establecida en la Constitución Española, el Estatuto de Autonomía y reconocida por todos los organismos internacionales.
Por ello, Marín consideró que llevar a la Asamblea “un asunto que no hace falta ni debatirlo” supone hacer “un flaco favor” a la ciudad, de ahí que pidiera que el asunto se quedara sobre la mesa, una propuesta que secundaron tanto PSOE, como Coalición por Melilla y el propio Gobierno en sus posteriores turnos de palabra.

“Sesgada y rancia”
El portavoz socialista, Francisco Vizcaíno, lamentó que la moción de Vox “lleva a tiempos pasados” con un “trasfondo rancio y peligroso” y “un discurso que no va en el sentido de la declaración de españolidad, sino que pone a los españoles en un sitio u otro”.
Además, recordó que los 25 diputados que conforman la Asamblea prometieron o juraron el 15 de junio lealtad a la Corona y a España, al tiempo que apuntó que el PSOE es el único partido de la Asamblea que en sus siglas se denomina español, de ahí que desestimara la moción por considerarla “partidista, interesada, sesgada y rancia”.
Por su parte, el portavoz de Coalición por Melilla (CPM), Mustafa Aberchán, consideró “sensato” dejar la moción sobre la mesa porque, a su juicio, “no es un asunto para traer a la Asamblea”, habida cuenta que “la españolidad es algo que nos debe identificar en esencia” y “llevar a la responsabilidad de no abrir debates absurdos y bizantinos”. “Cuanto menos hablemos de esto, más expresamos la contundencia de lo que somos y creemos, y cuando más se debata, más debilitamos lo que somos y creemos”, aseveró Aberchán, en cuya opinión “traer este tema a la Asamblea no es más que inspirar la cuestión contraria”.
En el mismo sentido se expresó la portavoz del Gobierno, Gloria Rojas, que afirmó de manera rotunda que “con la españolidad de Melilla no hay que llegar a ningún acuerdo” al estar recogida en la Constitución y el Estatuto, al tiempo que dejó claro que el Gobierno “no va a debatir la españolidad de Melilla”, que es “totalmente incuestionable”.

Buscar la unión
También reprochó a Vox que hiciera con esta moción “un mitin antes de empezar la campaña electoral” durante la intervención de su portavoz, Jesús Delgado Aboy, que defendió la oportunidad de esta moción por el “problema social y político existente y persistente” y porque dice querer una convivencia real “y no aguantarse si no hay más remedio”.
“Esta moción es un plus de esperanza, camaradería y solidaridad entre melillenses de crear una sociedad plenamente integrada”, afirmó Delgado Aboy, que abogó por “buscar lo que nos une” con “elementos comunes, como la españolidad de Melilla”.
Sin embargo, Mustafa Aberchán le rebatió que, para él, ser patriota es “preocuparse de los problemas de los españoles para que cada día conquisten derechos constitucionales”.

Un minuto de silencio por las víctimas de violencia machista

La Asamblea de Melilla guardó ayer un minuto de silencio por las seis últimas víctimas de violencia machista. Son ya 45 las víctimas que suma este año esta lacra. Desde que en 2003 empezaron a se contabilizarse las víctimas, la cifra se eleva a 1.020.