www.melillahoy.es
Es la primera diferencia del Ejecutivo tripartito en una votación pública
Ampliar
Es la primera diferencia del Ejecutivo tripartito en una votación pública (Foto: Guerrero)

CPM rompe la unidad de voto del tripartito al abstenerse en tres propuestas económicas de su Gobierno

Los cepemistas cambiaron su voto ayer en el Pleno respecto a su postura en la comisión, sin explicar las razones que le llevaron a dejar solos a sus socios de PSOE y Cs.- Las tres propuestas salieron adelante porque la oposición votó a favor

jueves 10 de octubre de 2019, 04:12h
Coalición por Melilla (CPM), el partido que sustenta el mayor peso político del Gobierno de la Ciudad Autónoma con 8 de sus 13 escaños en la Asamblea, se abstuvo ayer en tres de las seis propuestas económicas que planteó el Ejecutivo en el Pleno ordinario celebrado ayer. Se trata de la primera del Ejecutivo tripartito en una votación pública desde que los tres impulsaron un cambio de Gobierno en Melilla el 15 de junio tras 19 años en manos del PP. No obstante, la decisión de CPM de romper la unidad de voto no tuvo mayores consecuencias, ya que los asuntos en los que se abstuvo salieron adelante con 14 votos a favor y 8 abstenciones porque los dos grupos de la oposición, PP y Vox, votaron a favor, al igual que PSOE y Ciudadanos (Cs).
CPM no explicó la razón por la que no dio su respaldo los tres asuntos que planteó ayer el Gobierno del que forma parte, ya que dos de ellos no se debatieron y directamente fueron sometidos a votación, mientras que el tercero y último, en el que sí hubo debate, los consejeros cepemistas que tomaron la palabra, Hassan Mohatar y Rachid Bussian, no concretaron el porqué de su posicionamiento.
Cabe destacar que en este asunto, relativo a la aprobación de una modificación de crédito de 10.460.740,54 euros para destinar dicha cuantía, procedente del superávit, a inversiones financieras sostenibles, Hassan Mohatar y Rachid Bussian sí defendieron las actuaciones que se van a llevar a cabo para hacer frente a las críticas del PP, pese a que después su grupo se abstuvo.
Los otros dos asuntos en los que CPM votó de forma distinta a sus compañeros de Gobierno fueron la autorización de una transferencia de crédito entre aplicaciones presupuestarias de la misma área de gastos en referencia a subvenciones nominativas, por un valor de 337.512,48 euros; y la aprobación inicial de una modificación de créditos con un remanente de tesorería por 1.390.960,01 euros.
Este último asunto, como explicó el portavoz del PSOE, Francisco Vizcaíno, se refiere a la denominada cuenta 413, por la que la Ciudad Autónoma abona facturas pendientes de pago, sobre la que admitió que los socialistas, desde la oposición, siempre han criticado por considerarla “una especie de cajón de sastre”, si bien mostró la voluntad del PSOE, ahora en el Gobierno, de que se reduzca dicha cuantía lo máximo posible.

“División interna”
Tras el pleno, el portavoz del PP, Miguel Marín, dijo en declaraciones a los periodistas que la diferencia de voto dentro del mismo Gobierno “es un ejemplo más de la división interna que existe” en el seno del Ejecutivo, e insistió en que con un solo diputado “no se puede gobernar una ciudad”, como sucede en la actualidad con el parlamentario de Cs, Eduardo de Castro, que fue elegido presidente.
“Con un Gobierno en el que el único diputado de Cs no puede mandar ni gestionar ni dirigir nada, porque es un títere y una marioneta y se ve que quien gobierna es CPM porque aporta 8 diputados al Gobierno, es normal que sea el que mande”, aseveró Marín.
En cualquier caso, el portavoz popular aseguró que la “división interna” del Gobierno local “va mucho más allá”, ya que “unas veces no se ven y se ocultan y otras se ven como ha pasado hoy” [por ayer], al tiempo que insistió en que en el Ejecutivo “cada uno va a lo suyo” y “se ha convertido en un auténtico reino de taifas”.
Esto, según Marín, “no es bueno para Melilla” porque “no da estabilidad” a la ciudad y, además, “aleja la inversión” cuando quienes pueden aportarla “ven a un Gobierno inestable e incapaz de gestionar los recursos públicos”, de ahí que considerara que “lo mejor para Melilla es que este Gobierno de Castro desaparezca”.