www.melillahoy.es
La Comandancia de la Guardia Civil se vistió ayer de gala para celebrar, un año más, el acto central de la patrona del Cuerpo, la Virgen del Pilar
Ampliar
La Comandancia de la Guardia Civil se vistió ayer de gala para celebrar, un año más, el acto central de la patrona del Cuerpo, la Virgen del Pilar (Foto: Guerrero)

El puerto sufre un repunte de intrusiones con más de 2.200 en un mes tras retirar la Guardia Civil su dispositivo especial

El puerto sufre un repunte de intrusiones con más de 2.200 en un mes tras retirar la Guardia Civil su dispositivo especial
Ampliar
(Foto: Guerrero)

El coronel de la Guardia Civil dice que la situación necesita “el compromiso efectivo de todos los actores e instituciones públicas y privadas involucradas directa o indirectamente” para erradicar la presencia de menores cerca del puerto

viernes 11 de octubre de 2019, 04:11h
La Comandancia de la Guardia Civil se vistió ayer de gala para celebrar, un año más, el acto central de la patrona del Cuerpo, la Virgen del Pilar. Una celebración solemne, a la que asistieron numerosas autoridades civiles y militares de la ciudad, y que sirvió para hacer balance de la labor que este Cuerpo realiza en Melilla en diversos frentes. Uno de ellos, la impermeabilización fronteriza, una cuestión en la que el coronel jefe de la Comandancia, Antonio Sierras, entró de lleno poniendo de manifiesto el problema migratorio que hay en el puerto con los intentos de intrusión para llegar a los barcos, y que en septiembre ha sufrido un repunte, volviendo a las cifras que había antes de que la Guardia Civil estableciera un dispositivo especial que ha tenido que retirar para no desatender otras obligaciones.
Sierras mostró su preocupación por la “situación de acoso al puerto” que llevan a cabo “aquellos adolescentes y niños que se concentran en sus proximidades y que, sabedores de su impunidad, intentan una y otra vez alcanzar los barcos allí atracados”.
Así, explicó que aquella situación llevó a la Guardia Civil a establecer un dispositivo especial “más allá de sus límites territoriales de competencia” que permitió reducir los intentos de intrusión en la zona restringida del puerto de más de 2.000 cada mes a “tan solo 300 y 4 polizones detectados” en mayo.
Sin embargo, el coronel admitió que el puerto de Melilla vuelve a sufrir las mismas cifras elevadas por el repunte que se ha registrado en septiembre, con 2.239 intrusiones en la zona restringida, debido a la retirada del dispositivo de las zonas aledañas al puerto y la zona pública del parking y estación marítima.
Sierras justificó esta medida porque “la Guardia Civil no puede por sí sola mantener de forma permanente un dispositivo de esa envergadura sin desatender otras misiones propias y exclusivas”, si bien destacó que, pese al elevado número de intrusiones, el mes pasado solo 15 polizones lograron llegar a la península.
El jefe de la Guardia Civil en Melilla puso de relieve los beneficios que supuso aquel dispositivo no solo en la reducción de intrusiones en el puerto y el número de polizones, sino también en la mayor seguridad que hubo en toda la zona centro y Melilla la Vieja, así como o el descenso de menores acogidos en la Purísima “que volvían a sus casas en Marruecos ante la imposibilidad de alcanzar su gran objetivo de llegar a la península”.
Por ello, el coronel considera que la situación “hace necesario el compromiso efectivo de todos los actores e instituciones públicas y privadas involucradas directa o indirectamente” para procurar que con esta medida “se erradique la presencia de menores” inmigrantes en las inmediaciones del puerto.
No en vano, subrayó que la actitud de estos menores extranjeros no acompañados hace imposible “la acción protectora de la administración autonómica” y, con ello, “la educación e integración por la que todos debemos velar” hacia este colectivo.

Marruecos
El coronel aprovechó su discurso para resaltar la colaboración y el trabajo de la Gendarmería y Marina Real de Marruecos, así como sus Fuerzas Auxiliares, al tiempo que destacó la “gran presión migratoria que también está sufriendo” el país vecino.
Esto se debe, según el jefe de la Guardia Civil en Melilla, por el desplazamiento de las rutas migratorias del Mediterráneo oriental y central, la posición geográfica de Marruecos respecto a Europa y “su aventajada posición económica y de estabilidad política en relación con el resto de países del continente africano”.
Sierras agradeció la decisión de la Dirección General de la Guardia Civil de mantener de forma permanente los apoyos que recibe la Comandancia desde otras partes de España con las distintas tripulaciones de helicópteros, el Servicio Cinológico, el GEAS y los Grupos de Reserva procedentes de Granada, Barcelona y Pontevedra.

Frontera
El coronel, que subrayó en su discurso el 175 aniversario que se conmemora en este 2019 de la creación de la Guardia Civil, y el 125 de su presencia permanente en Melilla, también se refirió al esfuerzo que realiza el Cuerpo en el control de los pasos fronterizos, no solo en los terrestres, sino también en el puerto y el aeropuerto. Subrayó que el objetivo es garantizar la seguridad, a la vez que la fluidez, en ese control fiscal y documental que se lleva a cabo, con un tercer objetivo, que es la protección de los ciudadanos que viven en Melilla y la de aquellos que utilizan los medios de transporte. Por ello, justificó que “necesariamente, deben producirse esas tan criticadas retenciones”.

Un destino que “no es fácil”
Por su parte, la delegada del Gobierno subrayó que la misión de la Guardia Civil en Melilla “no es fácil”, porque no se trata de un destino “cómodo”, ya que el Cuerpo aquí tiene que afrontar “dificultades añadidas”, como el control en los pasos fronterizos con Marruecos o la vigilancia del perímetro “por tierra, mar y aire”, lo que “exige un estado de constante tensión”.
Durante el acto central para celebrar el día del Pilar, las autoridades hicieron entrega de varias condecoraciones y reconocimientos, y también se rindió homenaje a los caídos por España.