www.melillahoy.es

Los padres del Reina Sofía denuncian que una sola enfermera atiende a los 122 alumnos

Padres y madres de alumnos, en la rueda de prensa de ayer
Padres y madres de alumnos, en la rueda de prensa de ayer

En cuanto al transporte escolar, señalan que para el no adaptado se ha recurrido a una UTE entre la COA y VESTALIA que oferta un autobús con plazas insuficientes

jueves 17 de octubre de 2019, 04:00h
La Asociación de padres y madres de alumnos del Centro de Educación Especial Reina Sofía, denuncian que una plantilla bajo mínimos de 5 cuidadores y una enfermera se encarga de los 122 niños que acuden al centro. Por ese motivo demandan que se eleve de 5 a 13 el número de cuidadoras, que se contrate a una segunda enfermera y a dos fisioterapeutas. Apostillan además que el asunto del transporte escolar se ha resuelto a medias, porque se ha adjudicado el transporte no adaptado, mientras que para el adaptado se ha recurrido a una UTE que oferta un autobús con capacidad para 8 sillas de ruedas cuando se precisa uno con 16.
Una de las madres, Hadiya Mimunt, explicó que, como su hija, otros cinco niños del centro cuentan con un botón gástrico por lo que tienen que ser alimentados por la única enfermera del centro, que debe dedicar más de hora y media a esta labor, lo que conlleva que no pueda hacer frente al frente “al resto de los pacientes, porque no son alumnos normales, sino niños enfermos”. Afirma que una enfermera para 122 alumnos es insuficiente y se pregunta qué pasará cuando esta persona deba faltar por cualquier circunstancia. Por ese motivo, se insta a que se contrate a una segunda enfermera o que se lleve a cabo algún tipo de acuerdo con Ingesa para ello. No les convence que se vaya a recurrir a personal de los planes de empleo, porque “en septiembre volverán los problemas”.

Karima Abdelkader, otra de las madres del centro, dejó patente que el centro necesita de 13 cuidadores para hacer frente a las necesidades del día a día, pero que en estos momentos apenas si son cinco las personas que deben realizar esta labor. Demandan los padres que no se espere a los planes de empleo, sino que se contraten a las personas que se necesitan de forma inmediata, pensando también en los propios niños, que “cuando ya se han encariñado y han ganado confianza con una persona, cuando vuelven de vacaciones se encuentran que las han cambiado”.

A los integrantes de la Asociación no les vale que desde el Ministerio de Educación se les diga que “esta es una situación heredada, porque mi problema es que no se respetan los derechos de estos niños y no vamos a parar hasta que tengan a los cuidadores que hacen falta, una segunda enfermera y dos fisioterapeutas porque ahora no se presta este servicio”.

Transporte escolar
El escollo que sigue sin resolverse al cien por cien es el del transporte escolar, según explicó otro de los padres, Manuel Camacho. Lamenta que no se estén dando soluciones, ni respuesta a sus demandas, “cuando estamos hablando de un tema muy serio porque se está jugando con niños con necesidades especiales”.

Indicó que el viernes se cerró el plazo de presentación de ofertas al concurso del transporte escolar. Sólo se ha presentado la COA que se queda con el transporte no adaptado. La cooperativa ha mostrado interés de comenzar a prestar el servicio en el momento que el Ministerio les dé el visto bueno, antes incluso de firmar el contrato.

En cuanto al transporte adaptado, la COA ha formado una UTE (Unión Temporal de Empresas) con la transportista peninsular VESTALIA. Esta empresa oferta en principio un autobús adaptado con capacidad para entre 6 y 8 sillas de ruedas, pero el problema es que se necesita transporte para 40 menores, de los que 16 tienen silla de rueda. Se preguntan los padres cómo con un solo vehículo de estas características, podrán cumplirse los horarios de entrada y salida.

Personal especializado para acompañar a los niños
Demandan también que los autobuses que se encarguen del desplazamiento de los alumnos, cuenten con una cuidadora especializada que les acompañe para atender cualquier incidencia que pueda darse en el trayecto, desde una caída, a cualquier incidencia médica. Esta persona además ayudaría a estos niños a subir y bajar del vehículo, porque la mayoría no puede hacerlo por sus propios medios. Consideran que el Ministerio no ha dado a esta empresa balear de transporte toda la información sobre las necesidades reales de Melilla, pero, en cualquier caso, entiende que esta UTE viene a “resolver momentáneamente el problema, pero no se da una solución definitiva”. Añaden que se desconoce cuándo comenzaría a prestarse este servicio adaptado porque el autobús en cuestión está en Alicante.