www.melillahoy.es

Un proyecto Erasmus+ interrelaciona el campus de la UGR de Melilla con Latinoamérica

Representantes del consorcio internacional del proyecto Erasmus+
Representantes del consorcio internacional del proyecto Erasmus+ (Foto: Guerrero)

Ayer se firmó un acuerdo entre la UGR y el Convenio Andrés Bello que fomenta la cooperación a ambos lados del Atlántico

viernes 18 de octubre de 2019, 04:00h
El campus universitario de la Universidad de Granada en Melilla fue escenario ayer del encuentro entre los integrantes del consorcio int4rnacional de solicitud del Proyecto Erasmus+ de innovación educativa que une la ciudad con universidades de distintos países latinoamericanos, y que se vio reforzado por la firma de un acuerdo entre la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda y Delva Odalys Batista, representante de la organización del Convenio Andrés Bello, un organismo internacional de carácter intergubernamental.
Según explicó Oswaldo Lorenzo, vicedecano de Investigación, Proyectos Internacionales y Transferencias de la Facultad de Ciencias de la Educación y del Deporte de Melilla, el campus fue escenario ayer de dos hechos gran trascendencia. El primero de ellos fue el acto académico de recepción del Consorcio Internacional de Solicitud del Proyectos Erasmus + y, por otro lado, la firma del convenio de colaboración entre la Universidad de Granada y la Organización del Convenio Andrés Bello de Integración Educativa, Científica, Tecnológica y Cultural.

Consorcio
Según explicó, desde comienzos de 2019, con el respaldo de la UGR, la Facultad de Ciencias de la educación y del Deporte de Melilla ha comenzado la preparación de un Proyecto Erasmus+ de cooperación para innovación y el intercambio de buenas prácticas. Para ello se ha creado un consorcio internacional que se dedicará a la preparación y solicitud de este proyecto, que integra a diferentes instituciones educativas, y organizaciones de Latinoamérica y Europa con el propósito de realizar, entre 2020 y 2023, un análisis de las características y la calidad de la formación docente que se imparte y recibe el alumnado que se prepara para ser profesorado de los centros de educación primaria y secundaria. Desde este miércoles, representantes del consorcio se encuentran en Melilla.
“Todo este consorcio se organiza como una red de trabajo en torno a la cual tratamos de identificar cuáles son las experiencias y prácticas comunes en formación del profesorado y de quienes van a desempeñar su profesión docente en la enseñanza en Primaria y Secundaria”, detalló. Como consecuencia de ese análisis comparativo “queremos idear y aplicar protocolos de seguimiento y verificación de la calidad de los títulos de formación del profesorado”.

Afirmó Oswaldo Lorenzo, lo que pretenden es crear una red de trabajo que “no sea casual, sino que esté vertebrada y genere una huella digital en estos días de trabajo, que sea un valor añadido para convencer a la Unión Europea de que este proyecto es viable, que no procede de una idea circunstancia en la que un grupo de socios se reúne para solicitar financiación”.

Estima que la Unión Europea pueda destinar a la financiación de este proyecto entre medio millón y setecientos mil euros, “lo que nos permitiría implementar mecanismos de movilidad recíproca entre los socios y al mismo tiempo, crear estas unidades físicas de segu8imiento de calidad, dotadas de técnicos que puedan, en cada universidad, explorar y sondear cuál es su situación en ese sentido, y generar sinergias para unificar y armonizar criterios en torno a la idea del seguimiento de la calidad”.

Acuerdo de colaboración
En este contexto, ayer se firmó un convenio marco de colaboración entre la rectora de la UGR, Pilar Aranda y Delva Odalys Batista, secretaria ejecutiva y representante legal de la organización del Convenio Andrés Bello, un organismo internacional de carácter intergubernamental que representa a los Ministerio de Educación de Bolivia, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, España, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Venezuela que participan en el proyecto Erasmus. “Se quiere testimoniar y afianzar, mediante un acuerdo con validez jurídica, que existen relaciones recíprocas que dan fue de que hay voluntad de colaboración y cooperación y que, por tanto, el Convenio Andrés Bello se suma también como una plataforma de enorme importancia e interés para la consecución de este proyecto”, concluyó.