www.melillahoy.es
La primera ponente de ayer, Carola García-Calvo
La primera ponente de ayer, Carola García-Calvo

La Fundación Broseta finaliza sus Jornadas centrándose en la radicalización en mujeres y menores

José Luis Castro, juez de la Audiencia Nacional, afirma que “cuatro de los 10 jóvenes detenidos por yihadismo provenían de Melilla”

sábado 19 de octubre de 2019, 04:00h

Ayer por la tarde, la Cámara de Comercio acogió la última jornada del simposio de la Fundación Manuel Broseta, que ha focalizado sus distintos temas en la radicalización yihadista. Ayer, se centró este asunto en las mujeres, en los menores y en las distintas formas de prevención.

Radicalización de menores
En cuanto al apartado de os menores, el ponente fue el Juez de Menores de la Audiencia Nacional, José Luis Castro, que afirmó que “la radicalización en jóvenes de menos de 18 años no puede ser muy alarmista, puesto que solo hay 10 condenados por vinculación o pertenencia a un grupo de estas características”.
Sin embargo, el juez señala que aunque no se sea alarmista, “tampoco son cuestiones episódicas, ya que en atentados como los de Madrid o los de Barcelona, se pudo conocer la participación de un menor”.

Melilla, punto clave
Por otro lado, Castro destaca que de las 10 detenciones, cuatro jóvenes procedían de Melilla, “algo que es notorio y destacable”.
Asimismo, destaca que las principales causas de radicalización entre los jóvenes suelen ser “la vulnerabilidad, el fracaso escolar, y una falta de control parental, entre otros”.

Operación Kibera y Melilla

La primera ponencia de la tarde de ayer la dio Carola García-Calvo, investigadora principal en el Programa sobre Radicalización Violenta y Terrorismo Global. García-Calvo apuntó que “desde el 2012 hasta finales de 2018, la involucración de las mujeres dentro del movimiento yihadista era inexistente; sin embargo, la figura femenina actualmente está vinculada al conflicto de Irak y Siria”. De esta manera, destaca que en ese periodo de tiempo, alrededor de seis años, han sido condenadas 21 mujeres, de las que parte de ellas fueron detenidas en la Operación Kibera en 2014 en la ciudad. “Melilla es un buen escenario al ser uno de los puntos, junto sus alrededores, de radicalización de estas mujeres”, puntualiza.