www.melillahoy.es

BALONCESTO - LEB ORO

Philipp Hartwich anotando desde cerca del aro
Philipp Hartwich anotando desde cerca del aro (Foto: GUERRERO)

Una gran defensa impulsa al decano hacia la victoria (71-60)

Los de Alejandro Alcoba abrieron brecha en el primer cuarto y luego durante los tres siguientes supieron conservar las rentas

sábado 19 de octubre de 2019, 04:00h
El jugador con mayor valoración fue el marfileño Amadou Sidibé, con 15 créditos de valoración.
El Melilla Baloncesto sumó ayer su segunda victoria de la presente temporada, primera en el Pabellón Javier Imbroda, tras derrotar al Cáceres Patrimonio de la Humanidad por el resultado de 71-60.
El arranque de partido de los melillenses fue espectacular con un 15-0 de salida en poco más de cinco minutos, con un gran acierto desde la línea de 6’75 y con un Osvaldas Matulionis como principal referente ofensivo. Rakocevic, con un triple, cortaba la sequía de los suyos, a 4’28”.
A partir de este momento se produjo un intercambio de canastas, aunque un 7-0 de parcial en el último minuto y medio disparó a los azulones hasta el 26-11 con el que concluyó el primer acto.
En el inicio del segundo asalto los de Alejandro Alcoba dispusieron de su máxima ventaja del partido, diecisiete puntos (30-13), tras anotar Amadou Sidibé. Los extremeños aguantaban el tipo como podían, logrando, al menos, que la diferencia no aumentase e incluso fueron capaces de situarse a nueve (37-29), con un parcial de 7-16, a 1’30” del intermedio. Los locales terminarían marchándose a los vestuarios con una cómoda renta de doce puntos (43-31).
En la reanudación, el panorama no cambió demasiado, con un Melilla Baloncesto muy superior, que volvió a colocarse quince arriba (48-33), tras un lanzamiento de tres convertido por Andris Misters. Pese a que el electrónico parecía indicar un marcador tan adverso para los extremeños, lo cierto es que nunca arrojaron la toalla y llegaron a poner en aprietos al decano, que encajó un parcial de 2-11 (50-44) mediado este tercer periodo.
Sin embargo, los azulones no se pusieron nerviosos y reaccionaron de inmediato con un 7-0 que servía para darles un respiro (57-44). Con 59-49 acabaría este penúltimo asalto.
En el cuarto definitivo, las defensas se impusieron claramente a los ataques, algo que quedó reflejado en el parcial de este periodo (12-11), lo que benefició al Melilla Baloncesto, que nunca vio peligrar su victoria manteniendo ventajas por encima de los diez puntos durante la práctica totalidad de este acto. Al final, los azulones se alzarían con el triunfo por 71-60, repartiéndose los puntos anotados entre seis jugadores, Mikolaj Witlinski (2), Caleb Agada (2), Osvaldas Matulionis (2), Fede Uclés (2), Amadou Sidibé (2) y Javi Marín (2).
En el plano individual, el más destacado fue el internacional marfileño Amadou Sidibé, autor de 14 puntos y con un excelente 7 de 9 en los tiros de dos puntos (78%), contabilizando 15 créditos de valoración personal.