www.melillahoy.es
Los hechos ocurrieron en la calle García Cabrelles
Los hechos ocurrieron en la calle García Cabrelles

Roba un teléfono móvil a punta de navaja: le reclaman cuatro años de prisión

Uno de los agentes contó en la vista oral que la víctima los llevó al lugar de los hechos donde estaba el acusado que emprendió la huída cuando los vio llegar

miércoles 23 de octubre de 2019, 04:00h
La Fiscalía reclama una pena de cuatro años de prisión a un joven por un delito de robo con violencia al sustraerle el teléfono móvil a un menor a punta de navaja. Uno de los agentes contó que la víctima los llevó al lugar de los hechos encontrándose al acusado que huyó cuando los vio llegar. Finalmente, dos agentes de la Policía Nacional le llamaron hasta que pudieron detenerle y el denunciante, “sin ningún tipo de dudas”, reconoció que el acusado fue la persona que le había robado el móvil poniéndole una navaja en el costado.
Los hechos ocurrieron el 16 de noviembre de 2016 en la calle García Cabrelles sobre las 17:00 horas, el acusado explicó en el juicio que le detuvieron pero que él no había cometido el robo con violencia ni le había sacado una navaja a nadie. Además, indicó que únicamente estaba solo esperando a que viniera su novia.

A preguntas de su letrado, dejó claro que no necesitaba robar un teléfono ya que tiene “cubierta sus necesidades”.

Uno de los agentes contó que acudieron al lugar de los hechos porque a un joven de La Purísima le habían robado el teléfono dos chicos de forma “intimidatoria” poniéndole una navaja en el costado. “Finalmente por miedo les dio el móvil y se marcharon, pero vio a los dos jóvenes con otros dos chicos”, dijo.

Por ello, llevó a los policías hasta donde se encontraba el acusado y vieron como se levantaba para marcharse a la carrera. Además, remarcó que estuvieron llamándole y pudieron detenerle ya que la víctima reconoció que había sido él quien le había sacado la navaja. En cuanto al teléfono, indicó que les dijo que se lo había llevado un amigo.

El Ministerio Fiscal apuntó que en la vista oral quedó acreditado el robo con la declaración del agente, la detención y cómo le sacaron una navaja “con ánimo incriminatorio”.

La defensa, por su parte, pidió una sentencia absolutoria porque cree que no existe un testigo directo de los hechos y “la navaja no ha aparecido ni tampoco el teléfono sustraído ni se han aportado facturas del mismo”.