www.melillahoy.es

Halagar al juego online después de demonizarlo

miércoles 23 de octubre de 2019, 04:00h

El tripartito que ahora está en el Gobierno de Melilla, cuando estaba en la oposición, no solo no apoyó en ningún momento las rebajas fiscales para el juego online, sino que, en algunos casos, como el PSOE, mostraron su rechazo y desconfianza hacia estas empresas del juego, a las que, literalmente, demonizó. Todos recordamos hace un año y medio a la secretaria general del PSOE, actual vicepresidenta del Gobierno de Melilla, Gloria Rojas, llevando a la Asamblea un informe de la Guardia Civil de 2013 en el que el instituto armado acusaba a las empresas de juego online de “ocultar actividad criminal en Gibraltar”

Hoy empieza en nuestra ciudad un congreso sobre el juego online, un sector al alza que en Ceuta y Melilla tiene ventajas fiscales porque el anterior Gobierno de España, el que presidía Mariano Rajoy, incluyó en los Presupuestos Generales del Estado de 2018, los que están vigentes aún por haber sido prorrogados, una importante rebaja a la mitad del Impuesto sobre Actividades del Juego para las empresas que se instalaran en las dos ciudades autónomas. Esta medida fue acompañada por otra del anterior Gobierno de Melilla, el liderado por Imbroda, que impulsó una reducción al 0,5% el IPSI que se aplica a los servicios que prestan las empresas de base tecnológica por vía electrónica. El objetivo era atraer a las empresas que se dedican al juego online que estaban implantadas en Gibraltar por ser un paraíso fiscal y que, previsiblemente, se trasladarán a otros lugares cuando se haga efectivo el Brexit.
Dos medidas que se llevaron a cabo el año pasado y que ya han dado frutos incluso antes de que se produzca la salida del Reino Unido de la Unión Europea, porque son varias las empresas de juego online asentadas tanto en Ceuta como en Melilla. Dos medidas impulsadas por el PP en solitario, porque el tripartito que ahora está en el Gobierno de Melilla, entonces en la oposición, no solo no las apoyó en ningún momento con sus votos, sino que, en algunos casos, como el PSOE, mostraron su rechazo y desconfianza hacia las empresas del juego, a las que, literalmente, demonizó.
Todos recordamos hace un año y medio a la secretaria general del PSOE, actual vicepresidenta del Gobierno de Melilla, Gloria Rojas, llevando a la Asamblea un informe de la Guardia Civil de 2013 en el que el instituto armado acusaba a las empresas de juego online de “ocultar actividad criminal en Gibraltar”. El PSOE inició su ataque hacia este sector económico justo después de que se presentaran los Presupuestos Generales del Estado de 2018 y se diera a conocer esa ventaja fiscal de la que disfrutarían Ceuta y Melilla si salían adelante. Rojas decía estar muy preocupada, pedía un “control exhaustivo” de la actividad que desarrollen las empresas de juego online que se puedan implantar en nuestra ciudad atraídas por esa rebaja fiscal, y se mostró escéptica en cuanto a la creación de empleo de esta actividad, por lo que preguntó al Gobierno melillense cuántos puestos se iban a crear y si opinaba que la población “está interesada” en la generación de “este tipo de empleo”.
Poco después, el PSOE volvió a la carga y presentó una moción en la que instaba al Gobierno de entonces a realizar un estudio sobre el juego y la ludopatía en Melilla y, además, a que se desarrollaran medidas encaminadas a su prevención y concienciación. En enero de este mismo año, Francisco Vizcaíno, entonces diputado en la oposición, y actual viceconsejero de Medio Ambiente, decía lo siguiente: "Desde el Partido Socialista tenemos serias dudas sobre los beneficios que puede aportar a la ciudad la implantación de empresas de juego, pero sí somos conscientes de los perjuicios que pueden ocasionar en la sociedad. Lo que sí tenemos claro, desde luego, es la necesidad de cambiar el modelo económico, aunque no creemos que la proliferación de casas de apuestas sea la alternativa que llevamos años demandando".
Ahora que está en el Gobierno, el PSOE se desdice, porque otro dirigente socialista, viceconsejero de Comercio, Jaime Bustillo, afirmaba ayer esto: "Sí, es cierto que hay un porcentaje de la población que puede sufrir algún tipo de adicción, pero eso no se soluciona evitando el juego. Es lo que es susceptible de ser apoyado por esta estructura tributaria, que es la que nos da esta ventaja".
¿A qué PSOE tenemos que creer, al que demonizaba hace escasos meses al juego online estando en la oposición y acusaba al PP de abrirle las puertas de Melilla, o al que ahora, desde el Gobierno, le pone alfombras rojas? Una incoherencia manifiesta que se extiende a los otros dos miembros del tripartito, que se abstuvieron respecto a este sector, demostrando que les daba lo mismo si venían empresas de juego online como si no venían.
Este congreso llamado Win in Melilla sería una muy buena oportunidad para que el tripartito aclare estas dudas no solo a los ciudadanos a los que dijo una cosa y ahora la contraria, sino también a las empresas que vienen a invertir y a las que ahora hace la pelota para intentar atraer a más cuando no hace mucho no quiso ni abrirles la puerta de esta ciudad poniendo en práctica su famosa política de terror.