www.melillahoy.es
Familias del CEE Reina Sofía se volvieron a concentrar ayer a las puertas del colegio
Familias del CEE Reina Sofía se volvieron a concentrar ayer a las puertas del colegio

Familias del CEE Reina Sofía vuelven a concentrarse pidiendo que el comedor y el transporte escolar se conviertan en servicios

La AMPA denuncia que el vehículo adaptado que se pondrá en marcha este lunes 28 de octubre tiene capacidad para cuatro sillas de ruedas cuando necesitan espacio para 16 usuarios del colegio y 5 de otros centros

sábado 26 de octubre de 2019, 04:00h
Familias del Centro de Educación Especial (CEE) Reina Sofía se volvieron a concentrar ayer a las puertas del colegio para exigir la puesta en marcha del transporte escolar y personal suficiente para sus 122 alumnos. La AMPA se siente “indignada” porque responsables del Ministerio de Educación visitaron la semana pasada el centro y les comunicaron que en tan solo cinco días tanto el comedor como el transporte pasarían a ser servicios, algo que llevan reclamando mas de seis años y que el organismo decía que era imposible. También, denuncian que el vehículo adaptado que se pondrá en marcha el lunes tiene capacidad para cuatro sillas de ruedas cuando necesitan espacio para 16 usuarios del colegio y 5 alumnos con silla de ruedas de otros centros.
El presidente de la AMPA CEE Reina Sofía, Joan Casares, contó que la semana pasada visitaron el colegio algunos cargos del Ministerio de Educación junto con la directora general de Cooperación Territorial, María de la Consolación Vélaz, pero no se reunieron ni con una comisión de padres ni con la Asociación.

Finalmente, tuvieron una reunión con la FAMPA ya que llevaba tres años esperándola y Casares acudió como miembro. “Nos dijeron que teníamos media hora porque tenían que coger un vuelo, fue indignante”, expuso.

Fue entonces, cuando se enteró de que estos cargos estuvieron en el Reina Sofía y le sorprendió su “descortesía” de no querer hablar con las familias ni con el AMPA cuando “nunca una Delegación de Madrid había venido al centro”.

El presidente de la AMPA aseguró que los responsables se comprometieron a que tanto el comedor como el transporte escolar iban a pasar a ser un servicio, a pesar de que llevan más de seis años pidiéndolo y recibiendo una respuesta negativa por parte del Ministerio.
“De repente, no solo dicen eso, sino que lo tendrán en cinco días, estará preparado y pasará a ser un servicio”, dijo.

A Casares le gustaría ver el documento o el tipo de gestión que se ha hecho para conseguir que “el milagro sucediera”.
“Si la gestión era tan sencilla, ¿por qué han estado maltratando a los hijos, padres y trabajadores de esta manera?”, preguntó.

Señaló que se sienten “decepcionados” porque solo piden que cumplan lo que prometen y que la licitación de estos servicios salga antes de que acabe al año para que no ocurra como a día de hoy que después de dos meses sigan sin transporte.

Transporte escolar
En cuanto al transporte no adaptado, indicó que la COA ha comenzado a llamar a los padres, pero aún no les han dicho ninguna fecha. Sobre el adaptado, el presidente de la AMPA no tiene claro que comience este lunes porque el propio Ministerio le ha comunicado que vendrá a Melilla un vehículo pequeño que tiene capacidad para cuatro sillas de ruedas, aunque en el centro tienen dieciséis usuarios de sillas y cinco de otros centros.

Apuntó que la empresa quiere hacer una prueba y ver cómo funciona el servicio, pero se tendrán que cumplir los horarios siendo “prácticamente imposible”.
“Ayudaremos a la empresa en la medida que podamos, pero predecimos un fracaso”, sostuvo.

“Queremos que se cumpla la Ley”
Respecto a la falta de personal, Casares remarcó que el director provincial le dijo que había mandado documentación con la idea de equiparar los cuidadores con el centro de Ceuta, pero la AMPA solo pide “que se cumpla la Ley”. Para 122 alumnos, detalló que tiene que haber 20 cuidadores activos cuando solo tienen cinco, faltan dos fisioterapeutas y deberían llevar a cabo un convenio con Ingesa para tener una enfermera más.

El presidente de la AMPA destacó que con la reapertura del comedor han acudido más alumnos al centro, pero el problema que tienen es que solo se presenta una única empresa y no hay un control de menús ni dietas para estos alumnos con discapacidad.