www.melillahoy.es

Un agente contó en el juicio que les interceptaron en el CETI y uno de ellos llevaba consigo artículos que había sustraído

Los hechos ocurrieron el 25 de junio a las siete de la tarde en la playa de San Lorenzo
Los hechos ocurrieron el 25 de junio a las siete de la tarde en la playa de San Lorenzo

Fiscalía solicita cinco años de prisión y una multa de 1.080 euros a dos jóvenes por robar una mochila

sábado 26 de octubre de 2019, 04:00h
Fiscalía solicita una pena de cinco años de prisión y una multa de 1.080 euros a dos jóvenes por un delito de robo con violencia al coger una mochila de la playa de San Lorenzo aprovechando que el dueño no estaba mirando. Uno de los acusados reconoció los hechos y pidió disculpas al perjudicado asegurando que había tomado pastillas. En el juicio, uno de los agentes de la Guardia Civil contó que interceptaron a ambos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) y uno de ellos llevaba consigo artículos que había sustraído.
Los hechos ocurrieron el 25 de junio a las siete de la tarde en la playa de San Lorenzo, el primer acusado contó que cogió una mochila que estaba en una de las sombrillas, pero que estaba solo.

Declaraciones
Además, indicó que el dueño se percató y empezaron a forcejear. “Estaba nervioso, había tomado cocaína, me dio un puñetazo y salí corriendo con la mochila”, dijo.

El investigado dejó claro que en el CETI reconoció los hechos, pidió perdón y comentó que en el robo estaba acompañado con otro muchacho que no se le detuvo. El segundo acusado expresó en la vista oral que no estaba en la playa de San Lorenzo cuando sucedieron los hechos, sino que estaba en la zona de La Alcazaba.

Uno de los agentes, expuso que, fueron requeridos en la playa de San Lorenzo por un robo porque un muchacho había cogido una mochila y había salido corriendo en dirección río de Oro. Señaló que comenzaron a buscarlo recabando información.

Otro de los funcionarios remarcó que su intervención en el robo fue la localización de ambos menores en el CETI, aunque le costó porque tuvo que recabar “mucha información”. Asimismo, destacó que los identificaron, les cacheó y uno de ellos llevaba un mechero y unas gafas de sol que habían sido sustraídas.
“Él negó los hechos hasta que le incautan los artículos, el segundo también lo negó, no le encontramos nada, pero fue reconocido por la víctima en persona”, sostuvo.

A preguntas de la defensa, el agente explicó que estuvieron preguntándole a gente de la calle hasta que pudieron saber qué aspecto tenían los autores del robo.
“Nos cuentan que se estaban peleando por las cosas del robo, nos enteramos luego que había vendido un móvil de la mochila”, concluyó.

El Ministerio Fiscal solicita una pena de cinco años de prisión y una multa de 1.080 euros para cada uno de los acusados ya que expuso que quedó acreditado como uno de los jóvenes reconoció que sustrajo la mochila. También, dijo que uno de los agentes manifestó que la víctima reconoció a los autores del robo.

La defensa, por su parte, pidió la pena mínima para el acusado que reconoció los hechos y la libre absolución del otro ya que remarcó que no quedó acreditado que participara en los hechos.

En la última palabra, este investigado sostuvo que no se encontraba presente y que no participó en los hechos. El otro acusado, volvió a pedir perdón por el robo que cometió.