www.melillahoy.es

Buenos días

Exhumación: Puestos a desenterrar, desenterremos

Andrés Hernández

sábado 26 de octubre de 2019, 04:00h




La memoria es también una acompañante, que a veces nos conduce al reposo y otras al responso. Palabras, que, aunque suenen parecidas, sus significados son más bien diferentes. Debido a eso, ahora que al parecer estamos “reposados”, vayamos pues al lugar del responso. En este caso, a una Basílica situada en Cuelgamuros del Escorial, donde según dicen, existe un Valle, que a pesar de presentar a su entrada una enorme cruz Levantada, de 150 metros de altura, le llaman, de los Caídos.

Vestigios de una vieja guerra entre paisanos, (y foráneos invitados), que, a pesar del tiempo transcurrido, se intenta recordar ahora, al proceder a la exhumación del cadáver del principal –según dicen- protagonista, entre todos los cadáveres que allí se encuentran. Justifican que, al hacerlo, supone una gran victoria para España. Si todas las victorias que debe tener este País son como esas… También Méndez Núñez dijo “más vale honra sin barco, que barco sin honra”, y se perdió la poca escuadra que defendía, la poca colonia americana que quedaba a España.

Pero puesto a desenterrar, desenterremos. Y escuchemos lo que dijo D. Ramon Rubial, presidente del PSOE, antes de morir con 90 años. “El día que se meta el escalpelo a la Historia de España, y se conozca la responsabilidad del Partido Socialista en el desencadenamiento de la Guerra Civil, posiblemente tengamos un baldón de ignominia, por no haber sabido estar a la altura de las circunstancias”.

En realidad, no fue el Partido Socialista, sino algunos mandatarios del mismo, que en lugar de sujetar con el conocimiento y la autoridad que este debe tener, dieron rienda suelta a todo lo que casi siempre se encuentra a la espera del escándalo, para encubrir rencillas y complejos, amparados bajo el denominador común del patriotismo y la libertad. Convirtiendo en arena sangrante de circo, lo que nació para ser un ágora iluminado de convivencia.

La legalidad Republicana la destruyó una izquierda, sin otra latitud que el odio, la ignorancia y la venganza. Casares Quiroga, diputado por Galicia, jefe del Gobierno y Ministro de Defensa del PSOE, el día 18 de Julio de 1.936, dimitió de sus cargos al día siguiente, por negarse, como le exigían, dar armas a la multitud, diciendo cuando se marchaba: “Este es el fin de la Segunda República”.

Que saquen ahora los restos de una víctima más de aquel desacierto político, viene a demostrar que esos desaciertos políticos, por desgracia siguen, no solo ejerciendo de zacatecas, - aunque la librea la hayan cambiado por corbatas y pantalones estrechos-. sino también de apelación, para justificar una victoria, más que reflexiva, reflectante en sí misma, de la derrota enredada de la política nacional.

Y ya que desenterramos, desenterremos también… ¿Por qué se coloca al frente de la dirección de Televisión Melilla, con un sueldo de SESENTA MIL EUROS, a una persona, al parecer totalmente inadecuada para ese cargo? Al menos el “otro” anterior se lo dio a una periodista. ¿Por qué no se hace un concurso entre todos los profesionales del medio y que sea un jurado cualificado, ajeno a la política, mediante un examen, quien valore y dicte? ¿Sera que hoy los políticos saben de todo, que como decía Don Miguel de Unamuno, equivale a no saber de nada... más que lo que les interesa? Añadiría yo. En fin, cuantas cosas, precisamente no hay que desenterrar en este País, y si enterrarlas de una vez para siempre. Buenos días y….