www.melillahoy.es

Uno de los testigos contó que vio cómo el acusado le quitó el teléfono y estuvo siguiéndolo hasta que consiguió cogerle

Los hechos ocurrieron el 15 de octubre a las cinco de la tarde en la calle General Villalba
Los hechos ocurrieron el 15 de octubre a las cinco de la tarde en la calle General Villalba

El Ministerio Fiscal reclama un año y diez meses de prisión a un hombre por robarle el móvil a una joven

domingo 27 de octubre de 2019, 04:00h
El Ministerio Fiscal reclama una pena de un año y diez meses de prisión por un delito de robo con violencia debido a que le robó el móvil a una joven y salió corriendo. Uno de los testigos contó en el juicio que vio cómo el acusado le quitó el teléfono y estuvo siguiéndolo hasta que consiguió cogerle y retenerle. Un agente de movilidad, expuso que, atendió a las voces de auxilio porque vio a un hombre corriendo y a otro ciudadano detrás suya.
El acusado no compareció en el juicio, pero pudo celebrarse en su ausencia.

Declaraciones
Los hechos ocurrieron el 15 de octubre a las cinco de la tarde en la calle General Villalba, la víctima explicó que estaba caminando cuando un hombre por detrás le quitó el móvil, le siguió hasta que saltó un muro de dos metros y consiguió escapar, aunque le siguió otro chico.

Además, contó que un melillense se paró con el coche y le dijo que se quería que la llevase para ver si podía recuperar el móvil. Finalmente, aseguró que pudo recuperar el teléfono porque se lo dio un agente.

A preguntas de la defensa sobre cómo supo quien le había robado si lo había hecho por detrás, respondió que, aunque le robase por detrás pudo ver la silueta, la cara, el pelo y la ropa, además de que estuvo siguiéndole hasta que no pudo alcanzarle.

Uno de los testigos, expresó que, vio a una chica andando dirección el Centro Comercial y vio cómo un hombre por detrás se acercaba y le robaba el móvil, y salió corriendo detrás de él.

Detalló que el robo fue dándole un tirón, le alcanzó y le llevó como a la zona de la frontera porque allí estaba un agente de movilidad para retenerlo. “Le arrebató el móvil de la mano y salió por patas”, dijo.

Uno de los agentes que actuó en los hechos, aclaró que, recibieron una llamada por el robo de un teléfono y cuando llegaron estaba un ciudadano y un agente reteniendo a un hombre. “Hablamos posteriormente con la víctima y con el muchacho que ya había conseguido el teléfono”, sostuvo.

Conclusiones
El agente de movilidad, expuso que, se encontraba en la zona de la pista de carros cuando escuchó voces y vio a un hombre corriendo y a un ciudadano detrás suya. Finalmente, indicó que devolvió el teléfono.

El Ministerio Fiscal solicita una pena de un año y diez meses de prisión por un delito de robo con violencia en grado de tentativa ya que quedó acreditado en la vista oral con la declaración de los testigos cómo cogió el móvil a través de un tirón.

También, apuntó que en la detención ven que sale corriendo hasta que es interceptado con el teléfono móvil de la denunciante.

La defensa, por su parte, pidió la absolución de su representado objetando que no pudo declarar en el juicio y no ha podido reconocer los hechos ni tampoco negarlos, pero quiso dejar constancia que tampoco hubo “ningún tipo de violencia”.