www.melillahoy.es

La denunciante aseguró que su marido le ha insultado y amenazado diciéndole “guarra te voy a tirar por la ventana”

Los hechos ocurrieron este mes de octubre por la zona de la carretera de Hidum
Los hechos ocurrieron este mes de octubre por la zona de la carretera de Hidum

Fiscalía solicita 10 años de prisión y casi dos años con una orden de alejamiento de 200 metros por vejar y amenazar a su mujer

sábado 02 de noviembre de 2019, 04:03h
El Ministerio Fiscal solicita una pena de diez años de prisión, una orden de alejamiento de 200 metros y no poder comunicarse con la víctima en un año y diez meses, y una multa de 540 euros por dos delitos de amenazas y tres de vejaciones hacia su mujer. La denunciante aseguró en el juicio que su marido le ha insultado en diferentes días llamándole “puta, cabrona, hija de puta” y amenazado diciéndole “guarra, te voy a tirar por la ventana”. Uno de los hijos confesó que su madre tiene “mucho miedo” a su padre porque “siempre la insulta y amenaza”.
Los hechos ocurrieron en este mes de octubre, el acusado declaró que tiene una enfermedad y negó que discutiese con su mujer y tampoco que la insultase diciéndole “guarra, te voy a matar, hija de puta, te voy a dejar por una más joven”.

Señaló que “se ha dedicado toda la vida a su mujer” y a preguntas de la fiscal, negó que le sacase una hoja de bisturí a su mujer y le dijera “hija de puta, guarra, te voy a cortar el cuello”.

La defensa le preguntó si su mujer quiere que se vaya de su casa, a lo que respondió que sí porque “la he recibido siempre como una reina”.

La denunciante, a preguntas de Fiscalía, contó que el acusado es su marido y que discutieron, y su hijo llegó corriendo.

Contó que solo le dijo que dejara de fumar kify en el salón y que lo hiciera en su cuarto, pero que empezó a decirle “puta, guarra, cabrona, te voy a tirar por la ventana, estás criando a dos perros”.

Además, la víctima señaló que la amenazó diciéndole que “me voy a casar con otra más joven”. Cuando llegó su hijo, expuso que, no quiso contarle lo que estaba pasando y le dijo que su padre estaba discutiendo por teléfono.

Al día siguiente, explicó que su marido se levantó temprano y comenzó a insultarla, pero su hijo se levantó y le calló. Por la tarde, aseguró que cuando estaban solos, volvió a insultarla.
“Tengo mucho miedo, no quiero hacerle daño, pero quiero protegerme y sé que con la orden de alejamiento va a estar con su familia”, dijo.

Asimismo, remarcó que avisó a su hijo cuando su marido se puso a insultarla y fue él el que dijo que llamara a la Policía.

A preguntas de la defensa, indicó que ya tuvo problemas con su marido en el año 2018 y tuvo que irse a vivir con su hijo, pero que volvió a su casa “porque la había pagado yo”. En cuanto a la enfermedad de su marido, respondió que “vendí mis joyas para ayudarle, cada vez tiene más fuerza porque él se cuida”.
“Mi hijo escuchó cómo me insultaba, se levantó y fue al salón, me siento protegida cuando está conmigo”, sostuvo.

El testigo e hijo de ambos, contó en la vista oral que estaba en la calle cuando escuchó una discusión de sus padres, cuando subió a casa, indicó que, ambos se callaron y su madre le dijo que su padre estaba discutiendo por teléfono con sus familiares.

Al día siguiente, señaló que se despertó escuchando insultos y le dijo a su padre “¿qué haces?”, él le dijo “quítate de mi camino, te voy a meter en la cárcel” y fue cuando le dijo a su madre que llamara a la Policía, aunque “mi padre intentó abalanzarse sobre ella para romperle el teléfono”.
“Estoy al tanto de lo que pasa en mi casa, siempre escucho insultos y amenazas, tengo depresión, no quiero que haya violencia de género”, concluyó.

Conclusiones de Fiscalía y de la defensa
El Ministerio Fiscal solicita para el acusado una pena de diez años de prisión, un año y diez meses con una orden de alejamiento de 200 metros y sin poder comunicarse y una multa de 540 euros por dos delitos de amenazas y tres de vejaciones remarcando que quedó acreditado con la declaración del testigo que presenció los hechos.

La defensa, por su parte, pidió la absolución del acusado ya que cree que “no hay prueba alguna” de que se hayan producido esos insultos y amenazas. Además, indicó que la denunciante “solo busca provocarle para que se fuera de la casa, y el testigo ha mentido porque a la policía les dijo que había escuchado que iba a tirar a su madre por la ventana y ahora lo niega”.