www.melillahoy.es
Unos accidentes que nos deben hacer recapacitar
Ampliar
(Foto: FB)

Unos accidentes que nos deben hacer recapacitar

sábado 02 de noviembre de 2019, 04:03h
En ambos casos no han trascendido las razones por las que se han producido estos accidentes. Pero ello no es óbice para que estos hechos nos hagan recapacitar sobre la forma de conducir en Melilla y en las condiciones en las que algunos se ponen al frente del volante, porque están en juego muchas cosas, entre ellas la vida de las personas.
Muchas veces se ha dicho que en Melilla se conduce de una manera especial, en el que el respeto de las normas de circulación no siempre caracteriza a un buen número de melillenses, con muchos ejemplos, por citar unos pocos: no superar los límites de velocidad, no hacer un uso generalizado del cinturón de seguridad, hablar o escribir por el móvil mientras se conduce o no poner el intermitente, y sobre todo conducir bajos los efectos del alcohol.

Las sanciones de la Policía Local y Guardia Civil -en su demarcación- son numerosas, pero, como se puede entender, no puede haber un agente controlando cada vehículo y por tanto son muchos los que se libran de ser sancionados al no ser pillados cometiendo infracciones de tráfico.

Ello, entre otras muchas razones, puede estar detrás de algunos sucesos y accidentes que se producen en Melilla.

Sin ir más lejos, este 1 de noviembre, día festivo, se han registrado varios siniestros, algunos que han dejado imágenes espectaculares y que nada más ser captadas por las cámaras fotografías de algunos internautas, se hicieron virales.

Entre estos, sobresalen dos, uno ocasionado en el nuevo paseo marítimo de la playa de Horcas Colorados, donde se produjo una fuerte colisión entre un todoterreno y un turismo, cuando uno de ellos estaba estacionado sin ocupantes, lo que evitó males mayores en cuanto a daños personales se refiere. Otro de los accidentes destacados se originó en la carretera que da acceso al Parque Comercial, con un vehículo que volcó.

En ambos casos no han trascendido las razones por las que se han producido estos accidentes. Pero ello no es óbice para que estos hechos nos hagan recapacitar sobre la forma de conducir en Melilla y en las condiciones en las que algunos se ponen al frente del volante, porque están en juego muchas cosas, entre ellas la vida de las personas.