www.melillahoy.es

El rincón del Vigía

Tenorio electoral

Tenorio electoral

Ángel Gil

domingo 03 de noviembre de 2019, 04:00h

Casa Manuel. Puerta en el fondo que da a la Zarzuela: mesas, jarros y demás utensilios de semejante lugar. ¡Que dicen estas encuestas! Pero, que mala estrella tengo, si en concluyendo este wasap, no pagan caro su olvido. ¡Buen Halloween! ¡Buena Navidad con bizum! El tiempo no malgastemos. Sillas arrimad. Como quienes somos cumpliremos. Veamos, pues lo que hicimos. Porque un día dije que España entera no habría nadie que hiciera lo que hicieran picapiedras.
Y siendo contradictorio al vuestro mi parecer, ya os dije: Nadie ha de hacer lo que hará don matrimonio. ¿No es así? Sin duda alguna y vinimos a apostar quien de ambos sabría obrar, con mejor fortuna, en el término de siete meses, juntándonos aquí hoy a probarlo. Pues, señor, yo desde aquí, buscando mayores escaños, di sobre Madrid, porque allí tiene el poder un palacio. Donde hay sillón hay juego, hay traiciones y desafíos. Las encuestas, caprichosas, los pactos, licenciosos, yo, copión y parlanchín. Por donde quiera que fui, al Torra no cogí, el voto útil cacé, al de la sierra burlé y yo me vendí. A los metros no bajé, al falcón sí subí, a los claustros olvidé y en todas partes dejé menos amigos por mí. Ni reconocí sagrado, ni hubo ocasión y lugar; ni en distinguir me he parado al capucha del abad. Lo hicimos bien, ¡voto a tal! Y fuimos tan adelante, con suerte tan colosal, que entramos a saco en las Cortes, ¡el babel colosal! Todo cayó en poder nuestro: más mi portavoz, avara, puso el Consejo en secuestro, reñimos, fui yo más siniestro y le dejé sin reparo. Jurome al punto el votante, general por más valiente: jureles yo un pacto franco: pero a la noche siguiente hui, y les dejé sin ministerios. Salté a la Condal. ¡Buen país! Y como en Andalucía vos, puse una pica al decir: Aquí hay un blanco que vale lo menos dos. Mis urnas llevo perdidas tres veces: más se me olvida el sorpaso, aprender y convidarte a mi enlace. La historia es tan semejante que está el empate en la balanza, más vamos a lo importante, que es el guarismo a que alcanza el papel con que adelante. Razón tenéis, en verdad. Aquí está el mío: mirad, por una voz apartada, pero en galope total, traigo los nombres sentados, para mayor unidad. Del mismo modo arreglados mis escaños traigo en el mío: en dos líneas separadas, los necesarios me desafían y los aliados, burlados. ¡Votad! ¡Votad!