www.melillahoy.es

El PSOE no fue a la concentración de los empresarios, contra todo pronóstico

viernes 08 de noviembre de 2019, 04:00h
Contra todo pronóstico, el PSOE no acudió a la concentración. Y decimos contra todo pronóstico porque el año pasado, en las dos movilizaciones que llevaron a cabo los empresarios por la situación de la frontera, esta formación política se situó prácticamente en primera línea para respaldar a este castigado sector económico. Este martes, ninguno de los responsables del PSOE que hace un año y medio llamaban a salir a la calle ven oportunas las protestan porque dicen que los empresarios están haciendo electoralismo. Electoralistas son ellos por utilizar políticamente un problema a su antojo, en función de si están en la oposición o en el Gobierno, como han demostrado de manera hipócrita estos días
Buena parte del sector empresarial y comercial de Melilla salió a la calle hace unos días para pedir soluciones a un problema que dura ya demasiado y que es una auténtica espada de Damocles para el futuro de la ciudad. La frontera, que va de mal en peor, y el cierre de la aduana comercial hace ya más de un año, están dando la puntilla al que es el principal motor económico de Melilla, que venía ya de una crisis casi endémica, a la que se sumó después la crisis económica de principios de esta década, y a la que de manera casi irremediable se sumará la que ya está asomando por la esquina para dar la bienvenida a la nueva que empieza en menos de dos meses.
Contra todo pronóstico, el PSOE no acudió a la concentración. Y decimos contra todo pronóstico porque el año pasado, en las dos movilizaciones que llevaron a cabo los empresarios por la situación de la frontera, esta formación política se situó prácticamente en primera línea para respaldar a este castigado sector económico. Este martes, ninguno de los responsables del PSOE que hace un año y medio llamaban a salir a la calle ven oportunas las protestan porque dicen que los empresarios están haciendo electoralismo. Electoralistas son ellos por utilizar políticamente un problema a su antojo, en función de si están en la oposición o en el Gobierno, como han demostrado de manera hipócrita estos días.
Según el PSOE, al que en esta triste estrategia también se le une Ciudadanos, la concentración que hubo el martes no está justificada porque este domingo hay elecciones generales y porque todas sus peticiones están siendo atendidas. Sin embargo, PSOE y Ciudadanos acudieron a las dos manifestaciones que se celebraron el año pasado el 21 de marzo y el 22 de mayo, respaldándolas con su presencia y participando en las arengas pancartas en mano. Aquellas protestas tuvieron lugar también en periodo electoral, especialmente la segunda, en plena campaña de los comicios autonómicos y a solo cuatro días de acudir a las urnas. Prácticamente igual que ahora. Sin embargo, PSOE y Ciudadanos excusan su cambio de postura en un supuesto electoralismo que antes, desde la oposición, negaban.
Las únicas dos diferencias entre lo que ocurría antes y lo que ocurre ahora son que ahora ambas formaciones están en el Gobierno, sobre todo el PSOE, que tiene responsabilidades tanto en el de España como en el de Melilla; y que ahora la situación es mucho más grave que hace un año y medio, porque hay que recordar que pocos meses después de aquellas dos importantes protestas, el 1 de agosto, Melilla perdía su aduana comercial por decisión del país vecino. Por lo tanto, electoralismo es el que hacen ellos, PSOE y Ciudadanos, especialmente el primero por su doble responsabilidad de Gobierno, que en este caso no está asumiendo mientras el tráfico de mercancías sigue descendiendo de manera drástica hasta dejar el muelle del puerto prácticamente vacío y la frontera continúa funcionando más como un dique de contención que como el verdadero puente que debería ser. Sin embargo, lejos de ver esa realidad y apoyar a los empresarios, como los socialistas hicieron desde la oposición, lo que hacen ahora en el Gobierno es atacarlos con falsos argumentos e irse al teatro a ver un debate electoral.