www.melillahoy.es

BALONCESTO - LEB ORO

Fede Uclés, en una acción del encuentro de ayer
Fede Uclés, en una acción del encuentro de ayer (Foto: GUERRERO)

Balsámica victoria (78-67)

Los de Alejandro Alcoba rompen una racha negativa de dos derrotas consecutivas venciendo de forma convincente al colista

sábado 09 de noviembre de 2019, 04:00h

El Melilla Baloncesto logró ayer una valiosa y clara victoria frente al Marín Peixe Galego (78-67), en un duelo en el que los melillenses se mostraron muy superiores desde prácticamente el saque inicial. De este modo, los de Alejandro Alcoba cortan una racha de dos derrotas consecutivas y se toman un respiro en la clasificación.

Lo cierto es que el cuarto inaugural se desarrolló con bastante igualdad, pero con los azulones llevando en todo momento el mando en el marcador aunque su máxima ventaja fue de cinco puntos (17-12), a 1’23”, tras un triple de Osvaldas Matulionis. Javi Marín cerraría estos primeros diez minutos con una canasta que situaba un todavía inquietante 19-15.

El segundo asalto comenzaba de manera aún más satisfactoria para los locales, que firmaban un 6-0 de parcial para abrir una brecha de diez puntos (25-15), con un tiro anotado por Caleb Agada. La diferencia se dispararía con el paso de los minutos hasta los catorce puntos (35-21), a 4’, con un lanzamiento en suspensión convertido por Amadou Sidibé. Los jugadores del Melilla Baloncesto desaprovecharon su primera oportunidad para romper el choque, manteniéndose a flote los visitantes como pudieron al tiempo de descanso (40-28).

A la vuelta de los vestuarios, el decano parecía dispuesto a poner definitivamente tierra de por medio en el marcador y dejar sentenciada la contienda, tras colocarse dieciséis puntos arriba (44-28), pero los marinenses no habían dicho su última palabra, consiguiendo encadenar un parcial de 3-12 para meterse de nuevo en el encuentro (47-40). Los locales no perdieron los nervios, la intensidad y la concentración conservando a la conclusión del tercer acto una cómoda renta de diez puntos (56-46).

En el definitivo periodo, los de Alejandro Alcoba salieron decididos a dejar sentenciada la contienda lo antes posible, poniendo una marcha más ante un rival que ya no pudo ofrecer más resistencia. Así, el decano llegó a alcanzar una máxima ventaja de 21 puntos en varias fases de este cuarto, aunque los visitantes sacarían el orgullo para maquillar, al menos, el resultado final (78-67), con un último parcial de 4-14.