www.melillahoy.es

El psicólogo Lorente afirma que el “acompañamiento del paciente diabético es fundamental”

El psicólogo Mikel Lorente es también paciente diabético
El psicólogo Mikel Lorente es también paciente diabético

Asegura que debe contar con tres grandes pilares que son la familia, el asesoramiento y control sanitario y el apoyo de otros pacientes

viernes 15 de noviembre de 2019, 04:00h
El Hospital Comarcal acoge las IV Jornadas sobre Diabetes que organiza el Ingesa, que buscan incidir en la prevención como vía para minimizar los daños que un padecimiento sin control puede provocar. La inauguración del encuentro contó, entre los ponentes, con la charla que ofreció el psicólogo Mikel Lorente, que señaló que es fundamental el acompañamiento del paciente en todo el proceso, en especial cuando se produce el diagnóstico, para incidir en la formación.
En su intervención, Mikel Lorente aprovechó su doble condición de psicólogo y paciente de diabetes para explicar en su conferencia “cómo percibe un paciente la diabetes en su vida, qué peculiaridades tiene y cómo los profesionales pueden empezar a pensar en ayudar un poco más de lo que ya lo hacen”. Dejó claro que no hay forma de prepararse al diagnóstico de la enfermedad, y que ya sea la tipo uno o la tipo dos, o cuando llega el momento de insulinización son situaciones que “se viven como crisis personales porque la persona no encuentra los recursos psicológicos que para otras cosas de la vida encontraban para resolver la situación, y el disgusto que aparece”. Señala que lo que hay que transmitir “es que, aunque la diabetes no tiene curación, sí que la angustia y el malestar psicológico se superan”.

Preguntado sobre cómo pueden ayudar más los profesionales, señaló que, en el momento del diagnóstico, bien sea la Enfermería, el médico o el psicólogo, lo que deben hacer es “acompañar al paciente en ese momento, en el del diagnóstico, para que la entrada en la vida con diabetes se le haga más fácil”. Además, indicó que en lo que hay que incidir es en la formación del paciente, “porque una persona que conoce la enfermedad y las herramientas que tiene, va a poder superar ese momento de disgusto inicial”.

Aseguró que la familia del paciente es un eslabón fundamental. “Decimos que las familias sufren la llamada diabetes tipo tres, porque es el estado crónico de preocupación por el familiar que tiene diabetes, en el sentido de la responsabilidad constante de ayudarle y el miedo a que le ocurra algo”. El paciente diabético debe contar con tres pilares fundamentales de ayuda: la familia, desde el punto de vista afectivo, el equipo médico que es “donde buscar el asesoramiento técnico, y luego están las otras personas con diabetes, que te ayudan al día a día para resolver situaciones cotidianas”.

Apostilla Lorente que “cuanto más se sepa de la enfermedad, más realista es el dibujo que te puedes hacer de la patología, y la formación en diabetes es fundamental”. La idea es desterrar casos de personas con diabetes tipo dos que “te dicen que tienen el azúcar un poco alta o que tienen la diabetes buena, cuando nunca es buena, y es que la peor diabetes es la no controlada”.