www.melillahoy.es

El Gobierno local pone “en pause” a los consejeros no electos hasta aclarar la sentencia del Supremo

Presentación del nuevo Gobierno de la Ciudad
Presentación del nuevo Gobierno de la Ciudad

Afirma que Ceuta y Melilla unirán fuerzas en la defensa de sus intereses tras el pronunciamiento del tribunal

viernes 15 de noviembre de 2019, 04:08h
El presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro, anunció ayer que se pondrá “en pause” durante unos días a los consejeros y viceconsejeros cuestionados por la sentencia del Tribunal Supremo al no ser diputados electos para evitar el riesgo de que puedan declararse nulos los actos administrativos que lleven a cabo. Anuncia que los servicios jurídicos trabajan en los recursos que presentar a los órganos jurídicos pertinentes como el Constitucional.
En rueda de prensa, Eduardo de Castro, afirmó que el primer paso a dar tras el pronunciamiento del Supremo “es leer la sentencia” que reconoce les llegó “hace unos días” y tras anunciar que los servicios jurídicos están “en ello”, indica que “habrá que buscar el camino a seguir”. Explicó que la sentencia afecta, en el caso de Ceuta, a una Viceconsejería que “ya no existe” y a un responsable “que ya no está”, pero no ha concretado cómo repercutiría en Melilla, aunque se estima que sería al menos a dos consejerías y tres viceconsejerías del Ejecutivo que dirige, que no son diputados electos.

Recursos
De Castro señaló que “habrá que mirar algún cauce legal a seguir para ver cómo afrontar este problema que se nos presenta y al que habrá que darle la mejor solución posible”, y ha asegurado que “ya se está gestionando”. Confirma que, si fuera necesario, se realizarían los cambios oportunos en el Gobierno porque “la ley hay que cumplirla, pero jurídicamente la sentencia deja vías abiertas que vamos a utilizar tanto en el Supremo como posiblemente ante el Constitucional, pero no hay ninguna decisión tomada aún”.

Reconoce que las cuestiones que se presentan en la sentencia “son muy complejas” desde el punto de vista jurídico que “son difíciles de analizar en un día o dos, y hace falta que gente experta vea las consecuencias y hasta dónde llegará, momento en el que actuaremos en función de esos criterios y consecuencias”, aseguró.

Al objeto de evitar el riesgo de que puedan declararse nulos los actos administrativos que lleven a cabo los consejeros y viceconsejeros cuestionados, anunció De Castro que “se les pondrá en pause y cuando dentro de unos días sepamos hasta dónde podemos llegar, le daremos de nuevo al play”.

Eduardo de Castro indicó a preguntas de los periodistas, que, llegado el momento, la sustitución se haría con diputados electos de “Coalición Por Melilla (CPM), PSOE y Ciudadanos (Cs)”. Asimismo, anunció que no se ha convocado a los integrantes del tripartito que conforma el Gobierno de la Ciudad, sino que se iba a convocar un consejo de Gobierno extraordinario para informar a los asistentes “de las posibilidades y de lo que se va a hacer, pero no hay nada aún determinado”.

La consecuencia más inmediata es que se retrasa la elaboración de los Presupuestos de la Ciudad para el próximo año, algo que “no es culpa del consejero, sino de esta circunstancia sobrevenida y otros obstáculos que vamos a intentar superar”.

Doctrina jurídica
El presidente melillense expuso que no es la primera vez que desde el punto de vista legal se cuestionan las potestades de autogobierno de las dos ciudades autónomas, por eso considera que el Supremo ha tomado una decisión “en base a criterios que se pueden compartir o no”. Es más, defiende que la sentencia se basa en el artículo 140 de corporaciones locales, pero indica que el estatuto melillense se sustenta en el 144 que es el de las comunidades autónomas, es decir, “que nosotros tenemos claro que somos una comunidad y no un ayuntamiento, por lo que hay que ver cómo se conjugan estos argumentos”.

Añade que, aunque “hay que respetar los criterios” del Supremo, Melilla debe ver los pasos a seguir porque la sentencia no crea jurisprudencia, sino que se trata de “doctrina jurídica, por lo que debemos jugar con todos los argumentos” para la defensa de los intereses de la Ciudad. Indicó por último que Ceuta y Melilla unirán fuerzas en este asunto, pero dijo que por el momento no se ha concretado el paso a seguir, aunque en el caso melillense, los jurídicos tienen casi listo el informe jurídico.