www.melillahoy.es

FÚTBOL-2ª DIVISIÓN B

Mawi marcó ayer dos goles
Mawi marcó ayer dos goles

3-3. La U.D. Melilla pierde dos puntos en A Malata

Los errores defensivos le siguen costando muy caros al conjunto melillene. El Rácing Club de Ferrol lo aprovechó para igualar el encuentro por tres veces

lunes 18 de noviembre de 2019, 04:00h
La U.D. Melilla perdió ayer dos puntos en su visita al Estadio A Malata, donde empató a tres goles frente al Rácing Club de Ferrol, en un choque con alternativas en el juego, aunque los melillenses se marcharon con un sabor agridulce, ya que el equipo gallego logró la igualada en el marcador a tres minutos para el final, en una jugada desgraciada en defensa que Joselu aprovechó para marcar. No obstante, el Melilla dio buenas sensaciones en el estreno de Manolo Herrero como entrenador de la plantilla, ya que de medio campo hacia arriba al equipo se le vieron cosas diferentes con respecto a encuentros anteriores, el de un equipo más creativo en su juego y más ofensivo ante la meta rival, aunque el técnico jiennense todavía debe trabajar bastante en el aspecto defensivo, ya que los errores atrás le siguen costando muy caros. En esta ocasión, el Rácing de Ferrol lo aprovechó para igualar el encuentro por tres veces.
El primer tiempo resultó bastante igualado, aunque la iniciativa en los primeros compasados fue de la Unión Deportiva. Sin embargo, la primera gran ocasión del partido fue para el conjunto ferrolano, en el minuto doce, en una acción de Adrián Armental, que se plantó sólo ante el meta melillense y éste salvó un gol cantado tras un duro disparo del atacante local.

Maxi marca el 0-1
Y del posible 1-0 se pasó al 0-1, en la primera llegada del conjunto melillense ante la meta defendida por Diego Ribas. Mawi le roba el balón a un contrario en el centro del campo, sortea en velocidad a tres contrarios y desde la frontal lanza un potente chut que entró por la misma escuadra derecha de la meta de Diego Rivas.
Tras el tanto melillense, el Rácing de Ferrol buscó el empate y se adueñó del balón, aunque fue en un error arbitral cuando pudo conseguir su objetivo en el 25’, ya que Richi intentó despegar el balón, golpeó con su pierna izquierda el suelo, pero Juan Antonio, que estaba a su lado, consiguió engañar al colegiado con una magnífica interpretación teatral, dejándose caer el suelo. El juez de la contienda picó ante el piscinazo del delantero del Rácing y señalizó la máxima pena. Afortunadamente, se hizo justicia porque el meta Oleaga detuvo el penalti (el segundo de la temporada) al propio Juan Antonio Sánchez.
El partido parecía llegar al descanso sin mayor incidencia cuando llegó el tanto del empate de los locales en el 44’, en un pase medido por la derecha de Joselu al primer palo que sin oposición, de ningún defensor melillense, aprovechó Juan Antonio para marcar a placer.
En la reanudación, el juego fue muy abierto, con ocasiones por ambos bandos, aunque con mayor ambición de los melillenses por ganar el partido, ya que en su primera aproximación ante la meta rival la convirtió en el 1-2, en el 56’. Carri ejecutó una falta desde la derecha y Michele Diana, a bocajarro, marcó de cabeza.
Por su parte, Juan Antonio tuvo en sus botas el empate tres minutos después, pero en el mano a mano con Oleaga remató a fuera de puerta. Sin embargo, un minuto después, no perdonó Fornos, en un lanzamiento de falta de Tavares, ante la pasividad de la defensa melillense, ya que remató de cabeza al fondo de las mallas en el segundo palo, anticipándose a la defensa, que no logró despejar el balón.
No obstante, el equipo de Manolo Herrero no se vino abajo y buscó con insistencia la meta rival. Así, en el 59’, Michele Diana remató a placer en la boca de gol un centro medido de Ruano, pero el balón salió cerca del palo derecho.
El Melilla seguía creando mucho peligro y un minuto después Carri perdonó una gran oportunidad, ya que se marchó de tres defensores y en el mano a mano con Diego Rivas éste evitó el tercer tanto melillense, aunque a nueve minutos del final Mawi volvió a marcar, esta vez de cabeza, en un lanzamiento de falta de Carri.

Gol en contra en el 87’
El partido parecía ya controlado y que los tres puntos volarían para Melilla, pero una desafortunada jugada en defensa le jugó una mala pasada a Richi, que no logró despejar bien el balón, aunque Joselu, muy encima del defensor unionista, le arrebató el balón y tras driblar a Oleaga consiguió el definitivo empate a tres goles.