www.melillahoy.es
Parte de la concertina que queda en la valla fronteriza de Melilla
Parte de la concertina que queda en la valla fronteriza de Melilla

El Gobierno local respalda que se retiren de la valla las concertinas: “Generan un doble problema”

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, llamó el viernes al presidente de la Ciudad Autónoma para informarle de que estas actuaciones en la valla se iniciarían “de forma inminente”

martes 19 de noviembre de 2019, 04:00h
El Gobierno local, a través de su presidente, Eduardo de Castro, mostró ayer su respaldo a la decisión del Ministerio del Interior de retirar las concertinas del perímetro fronterizo entre España y Marruecos en nuestra ciudad porque considera que estos elementos “generan un doble problema” por su carácter lesivo. A preguntas de los periodistas, De Castro dijo que, por esa razón, él no es partidario de las concertinas como método disuasorio frente a los intentos de entrada irregular, habida cuenta que “al que quiere saltar [la valla] le da igual que haya concertina porque lo va a hacer y la prueba está en que se hace”.
De hecho, recordó una vez en que el Hospital Comarcal de Melilla “se colapsó precisamente por esto”, dadas las heridas que sufrieron inmigrantes que saltaron la valla, provocadas por las concertinas, por lo que saludó su retirada porque “evitará gente lesionada”.
El presidente melillense considera, además, que “vivimos otros tiempos y hay métodos mucho más modernos y eficaces” para impermeabilizar el perímetro fronterizo más allá de la concertina, sobre la que recordó que queda “poca” en la valla fronteriza de Melilla.
De Castro explicó que el pasado viernes recibió la noticia del comienzo este mismo mes de las obras en el perímetro fronterizo por una llamada del ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, quien le informó de que estas actuaciones se iniciarían “de forma inminente”.
Indicó que, aunque no le facilitó datos técnicos, el ministro le comunicó que se van a retirar las concertinas y que la sirga tridimensional, instalada por el Gobierno de Zapatero en 2006 entre las dos alambras tras la primera crisis de las vallas, “va a cambiar” y “se van a poner unos elementos disuasorios y de seguridad totalmente nuevos” en todo el perímetro de Melilla y de Ceuta.

“No es nada nuevo”
De Castro dio la bienvenida a “todo lo que sea mejorar la seguridad de la valla y evitar que siga ocurriendo lo que está ocurriendo”, aunque recordó que el anuncio de la retirada de las concertinas “no es nada nuevo” porque fue aprobado en enero de este año y “todo el mundo lo sabe”, dado que fue debatido en la Comisión de Interior del Congreso.
Por ello, dijo esperar que se retiren las concertinas para sustituirlas por otros métodos “más modernos y eficaces” porque “si no es así, habrá que criticar al Gobierno de turno si no lo hace”, aunque “en principio, parece ser que la cosa está en marcha”.