www.melillahoy.es

Los diputados infantiles se convierten en oposición buscando ‘acorralar’ al presidente Eduardo de Castro

El pleno infantil se prolongó por espacio de una hora
El pleno infantil se prolongó por espacio de una hora

Un año más el Salón de Plenos se convirtió en el foro en el que representantes de los centros escolares de la ciudad, hicieron oír su voz como diputados infantiles

jueves 21 de noviembre de 2019, 04:00h
A pesar de que no llegaban a los micrófonos de sus escaños, 32 escolares melillenses de Primaria se convirtieron por un día en diputados locales de la Asamblea de la Ciudad, en el Pleno Infantil anual por el Día de los Derechos del Niño. En esta ocasión además de recordar los derechos de la infancia, los pequeños no dudaron en formular preguntas de gran calado político a Eduardo de Castro, entre ellas, cómo era presidente siendo del partido menos votado. El acto se cerró con la actuación del coro del Enrique Soler, que interpretó el himno de Melilla como colofón.
Este año ocuparon sus correspondientes escaños en la Asamblea los 32 escolares de los 16 centros de educación Infantil y Primaria de Melilla que por un día y, con motivo del Día de los Derechos de la Infancia, se convirtieron en diputados infantiles: Anselmo Pardo, Constitución, España, León Solá, Mediterráneo, Juan Caro, Eduardo Morillas, Real, Reyes Católicos, Velázquez, Enrique Soler, Buen Consejo, La Salle, Hipódromo, Centro de Educación Especial Reina Sofía, Liceo Sefardí, y Pedro de Estopiñán.

Pleno
Los jóvenes diputados atendieron las explicaciones que sobre el funcionamiento de la sesión les ofreció el presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro, acompañado por la vicepresidenta primera, Dunia Almansouri, que les comentó que es en este marco en el que el gobierno de la Ciudad y los grupos de la oposición presentan propuestas, discuten y apruebas asuntos que buscan mejorar la calidad de vida de los melillenses.

Acto seguido, se animó a dos alumnos a actuar como vicepresidentes de la Mesa y quienes, en representación de todos los asistentes, realizaron el juramento como diputados locales infantiles. Tras la lectura de los derechos del niño, De Castro entró de lleno a explicar el tema elegido como asunto central de esta sesión plenaria, la importancia del voto en Democracia.

El presidente recordó que en España pueden votar los mayores de 18 años y que a través de esta fórmula de participación, los ciudadanos eligen a sus representantes políticos. “Es importante votar y saber lo que se vota, porque esto es un derecho, pero también un deber” que costó mucho conseguir.

Preguntas
Sin lugar a dudas la parte más interesante de la sesión fue la del turno de preguntas, algunas de un claro enfoque político, tal vez guiadas por algún adulto. La primera de las intervenciones dejó de manifiesto que no iba a ser una sesión al uso, en especial cuando una alumna preguntó a De Castro cómo podía ser presidente de la Ciudad formando parte de la lista electoral menos votada. Según explicó, en nuestro país no se eligen presidentes, sino a diputados o concejales que son los que después, recaban apoyos para elegir a presidente de turno.

En el caso de Melilla, “represento a la lista menos votada, pero hay dos partidos que me apoyan”, indicó De Castro, que indicó que en España la legislación no establece que gobierne la lista más votada, sino “que es la asamblea la que elige”, es decir, “que una cosa es la que se vota y otra la decisión que se adopta en asamblea”.

El presidente de la Ciudad coincidió con la pregunta de un alumno sobre si quienes entran en política deberían tener un trabajo previo al que volver después. Indicó que “a la política se viene a servir y no a servirse del cargo para vivir, porque hay gente que no ha trabajado en su vida fuera de la política y eso no es bueno”, afirmó.

Otra pregunta que sorprendió fue sobre el voto por correo y los problemas que se generan en todas las elecciones en Melilla. De Castro dejó patente que es necesario “regularlo” para poner freno a los problemas que se producen y que incluso han llegado a ser objeto de sentencia judicial. “El Congreso es el que tiene que regular esto, porque no es bueno hacer abuso del voto por correo”, dijo.

Asimismo se mostró partidario de que en las escuelas se enseñe como asignatura el funcionamiento de las instituciones del país, “qué significa la monarquía parlamentaria, lo que es el Parlamento, y así el ciudadano tiene más información a la hora de tomar una decisión y votar, porque el que es un ignorante es fácilmente manipulable”.

De Castro, que se mostró a favor de que Melilla sea una Comunidad Autónoma plena, tuvo que explicar también qué ocurre en unas elecciones con los votos nulos y blancos, o con la abstención, y cómo se reparten los escaños según la ley D´Hondt, utilizando un lenguaje lo más sencillo posible.

También hubo quien le preguntó cómo se podía gobernar con tantos partidos diferentes en el mismo Gobierno, “pues haciendo filigranas”, afirmó con humor. “Consensuando y hablando mucho”, aseveró, para añadir seguidamente que “siempre es mejor que gobiernen varios partidos a la vez, porque se tienen que poner de acuerdo y llegar a conclusiones que afecta a más gente, que si gobierna uno solo, tomando decisiones en solitario”.

Fuera del plano político, se le preguntó por la violencia de género, que condenó; por la falta de una web oficial de la Ciudad Autónoma para los niños que se comprometió a estudiar; sobre cómo combatir el cambio climático a lo que respondió que apostando por energías limpias y el reciclaje, y también por la falta de policías que regulen el tráfico a la salida de clase, a lo que respondió que por razones presupuestarias no se puede disponer de todos los agentes que precisa Melilla pero que se está en ello.

Recital
Para finalizar, el presidente felicitó a los alumnos por su magnífico papel como diputados infantiles y agradeció a los centros y sus familias su apoyo. Como colofón se invitó a todos a un refrigerio, pero previamente el coro del colegio Enrique Soler interpretó en el Salón Dorado varios temas musicales.