www.melillahoy.es

Bumedien, invita a los hijos de víctimas de maltrato a seguir adelante y no quedarse en el dolor

Bumedien, invita a los hijos de víctimas de maltrato a seguir adelante y no quedarse en el dolor
(Foto: Melilla Hoy)
martes 26 de noviembre de 2019, 04:00h
Bumedien Mohatar, hijo de una mujer asesinada en 2003, recuerda que tenía casi 8 años cuando perdió a su madre y lo trágico es que fue testigo de ello. “Son cosas que nunca se olvidan, y sinceramente se pasa mal cuando no tienes el apoyo y el calor de tu madre, y más cuando la pierdes de esa manera”, afirma. La muerte de esta mujer dejó huérfanos a cuatro niños, que tuvieron que ir a centros de acogida y después fueron criados por los tíos maternos que se convirtieron en sus nuevos padres. Todos ellos han seguido adelante, menos una de las hermanas que falleció “porque no pudo soportar el dolor de la pérdida”.

Pero a pesar de todo esto, Bumedien Mohatar quiso trasladar un mensaje a todos esos niños y niñas que han vivido esta misma situación, que “se animen, que tiren hacia adelante, que la vida está para vivirla, que no se queden encerrados en aquel dolor que una vez les ocasionó, que el dolor se lo lleve el río y que vivan y sigan hacia adelante”.


Bumedien Mohatar, hijo de una mujer asesinada en 2003, recuerda que tenía casi 8 años cuando perdió a su madre y lo trágico es que fue testigo de ello. “Son cosas que nunca se olvidan, y sinceramente se pasa mal cuando no tienes el apoyo y el calor de tu madre, y más cuando la pierdes de esa manera”, afirma. La muerte de esta mujer dejó huérfanos a cuatro niños, que tuvieron que ir a centros de acogida y después fueron criados por los tíos maternos que se convirtieron en sus nuevos padres. Todos ellos han seguido adelante, menos una de las hermanas que falleció “porque no pudo soportar el dolor de la pérdida”.

Pero a pesar de todo esto, Bumedien Mohatar quiso trasladar un mensaje a todos esos niños y niñas que han vivido esta misma situación, que “se animen, que tiren hacia adelante, que la vida está para vivirla, que no se queden encerrados en aquel dolor que una vez les ocasionó, que el dolor se lo lleve el río y que vivan y sigan hacia adelante”.