www.melillahoy.es

1919: Meses de septiembre y octubre

A la decha, el Sr. Bossini en un asalto de esgrima, en el Casino Militar de Melilla
A la decha, el Sr. Bossini en un asalto de esgrima, en el Casino Militar de Melilla

José Antonio CANO MARTÍN

domingo 01 de diciembre de 2019, 04:00h
30-09-1919. El cambio de hora. Se hará el día 6 de octubre. En la “Gaceta” se inserta una Real orden de Abastecimiento que dice así:“Su Majestad el Rey (q.D.g.) se ha servido disponer que para el cumplimiento del artículo 2º del Real decreto de 6 de abril último, relativo al cambio de hora, la duración legal del día 6 de octubre próximo será de veinticinco horas, al término de las cuales, y cuando los relojes marquen la una, serán retrasados hasta las veinticuatro, para comenzar las cero horas del día 7, volviéndose con ello a la normalidad”.

10-10-1919. Plaza y campo. En el Kursaal. Mañana tendrá lugar en el Kursaal la presentación de los notables luchadores don Antonio de Bonne, campeón oriental, profesor de boxeo y rival del gran Ochoa, y el campeón rumano don Arturo Angelesco. El señor de Bonne aceptará cualquier desafío en lucha libre, greco-romana y boxeo. Actuará de árbitro el notable profesor de esgrima don Enrique Bossini.Además del encuentro entre los señores Bonne y Angelescu, tomarán parte los señores Cohén y León Melul.

15-10-1919. Plaza y campo. En esta Central telegráfica se ha recibido una circular de la Dirección, dando cuenta de que a partir de mañana, quedarán nuevamente abiertas al servicio público, las estaciones de Cabo de Agua, Monte Arrui y Zeluán, que hace pocos días fueron clausuradas por falta de personal.A dichas estaciones han sido destinados los mismos oficiales de telégrafos.

16-10-1919. El campeón Antonio de Bonne. Desde ayer se encuentra en Melilla, el formidable campeón de boxeo don Antonio de Bonne, profesor de la Sociedad Gimnástica de Madrid. Aprovechando su estancia en nuestra plaza, se organiza una atrayente fiesta en uno de los teatros, con asaltos de boxeo, lucha libre, luchas greco romana, asiática y jíut-jiusú. Anoche estuvo el señor Bonne, en la Sala de Armas del Casino Militar, teniendo lugar varios asaltos de boxeo, entre dicho campeón y los señores Bossini y López Lara. La sala estuvo animadísima.

16-10-1919. El luchador Oñate. No es un coloso, ni tan siquiera hombre corpulento, como pudiera presumirse de un luchador que a brazo partido hace humillar la cerviz a un toro y lo tiene dominado durante todo el tiempo que bien le place. Oñate, malagueño neto y antiguo banderillero es sí un hombre ágil, de acerados músculos, que, a semejanza del profesor japonés Bakú, fía su triunfo, más que a la fuerza, a la destreza y conocimiento exacto del punto débil del enemigo. En la lucha greco-romana, que tomará parte el domingo, contendiendo con el campeón chileno Aníbal Rojas, habrá de ofrecernos desde luego un juego movido, de efecto y de curioso contraste con la potencia muscular de su contrincante, el campeón Rojas.

17-10-1919. En la Sala de Armas del Casino Militar.

En la Sala de Armas del Casino Militar continuaron ayer tarde los asaltos entre el famoso campeón de boxeo Sr. Bonne y varios amateurs, acudiendo a presenciarlos numeroso público. Actualmente se está organizando un festival deportivo, de cuyo jurado formarán parte competentes aficionados. De referée actuará el Sr. Bossini.

A los adversarios que consigan resistir al formidable campeón Sr. Bonne, se concederán premios en metálico. Además, se organiza el campeonato de lucha de Melilla, pudiendo concurrir a dicho certamen todos los aficionados residentes en la plaza.

18-10-1919. Plaza y campo. El señor Arturo Angelesco, luchador… El señor Arturo Angelesco, luchador profesional, campeón rumano (peso 100 kilos), que llegó ayer mañana de la península, ha aceptado el reto lanzado por el campeón del Norte de África don Antonio de Bonne, proponiéndose demostrar que no será posible ganarle en el tiempo fijado por el reglamento internacional de lucha greco-romana, o sea en 20 minutos. Se presentará al público durante la función deportiva que se está organizando.

También han aceptado el reto del notable campeón, el joven don Sadia Cohen, y que además en sección especial demostrará su fuerza doblando una gruesa barra de hierro, con el peso de 20 hombres encima, como también doblará a golpes sobre sus brazos, una lámina de acero de fuerte espesor. Don León Melul (vencedor de Oñate) acepta el encuentro de greco-romana; y el campeón de Gibraltar don Juan Solas vencedor del negro Credley, se compromete a luchar con el señor Bonne.

21-10-1919. Salón Kursaal. Boxeo y greco-romana.

El anuncio de los encuentros que tuvo lugar la noche anterior, atrajo gran concurrencia de aficionados a esta clase de espectáculos, que en primer término aplaudió los ágiles ejercicios del Sr. Bonne, con la pelota, en los que demuestra dominio; elogió de igual modo, el alarde de Sadia Cohen, doblando sobre sus hombros grueso barrote redondo de hierro, y presenció un conato o escarceo de lucha greco-romana, entre los luchadores Sala y León Melul. El encuentro entre ambos luchadores, se redujo a prolongado tanteo en sobeo de muñecas y de cuello, venciendo Sala.

Tuvimos luego un match de boxeo, entre Sadia Cohen y el negro Jack Steet, y aun cuando éste último distó mucho de ofrecerse como un buen boxeador, resaltando tan sólo su extraño ataque que pudiéramos llamar San Vito, dominó desde el primer momento a su adversario, que tal vez sea la primera vez que calza los guantes del juego.

De aquí que sus golpes en su mayoría fueran al aire, le viéramos en numerosas ocasiones descompuesto y terminara por abandonar el tapiz, declarándose vencido. La parte interesante del espectáculo se desarrolló en el encuentro de greco-romana entre el profesor Bonne y Angelesco, que demostraron ser dos excelentes y correctos luchadores. Bien que por tratarse de pesos fuertes su juego no presenta por completo la atrayente movilidad de los campeones ligeros, dominan muy bien la lucha y en su juego ofrecieron muy bonitas y bien definidas presas, que merecieron constantes aplausos por parte del público, que seguía con gran interés el desarrollo de la lucha.

Vimos a ambos varias sobre-pasadas, un muy bien tomado brazo a bolea de Angelesco, y múltiples presas dobles y sencillas, ora de hombros o de hombro y cabeza, en pie unas y en tierra otras, que nos confirmaron nuestra primera impresión de encontrarnos ante dos excelentes luchadores de la mejor escuela.

En el segundo tiempo, durante el cual el señor Bonne reveló mayor ímpetu, admiramos nuevamente su elegante guardia baja del juego italiano y un precioso puente superpuesto que arrancó a nuestras manos espontáneo aplauso, puente causado por un arpin, que nos recordó los inesperados de nuestro compatriota el formidable campeón navarro. Una cintura inversa en pie con torbellino, por parte de Bonne, que no dio el resultado apetecido, y cuando creíamos terminaba la lucha con empate, escuchamos al árbitro señor Bossini que proclamaba la victoria de Angelesco. M. Ceballos
21-10-1919. Camiones automóviles. Los seis camiones automóviles, que llegaron los pasados días, destinados a la Sección automovilista de este territorio, de la que es jefe el comandante don Andrés Fernández Mulero, desfilaron ayer por la Comandancia General, a presencia del general Aizpuru. Se trata de seis magníficos carruajes, de modelo perfeccionado y gran andar, que se utilizarán en los importantes servicios que tiene a su cargo dicha Sección.

22-10-1919. Salón Kursaal. Lucha greco-romana.

Con alguna menos concurrencia que la anterior, pero viéndose el salón bastante animado, tuvo lugar anoche la segunda sección de lucha greco-romana, produciendo en el público las peripecias de la misma, las consiguientes exclamaciones de entusiasmo o de protesta, según los casos. Tuvo lugar primeramente el ejercicio de M. Bonne con el balón colocado en aparato al efecto, siendo el ágil atleta sumamente aplaudido, y llegando en su entusiasmo a desprender dicho balón que, impulsado por formidable puñada, fue a caer en medio del patio de butacas.

Una repentina indisposición del señor Salas dio lugar a que contendieran en greco-romana León Melul y Sadia Cohen, en cuyo juego no vimos nada salient4. Venció el segundo. Por último se ofreció una larga sesión de 45 minutos, durante los cuales los diestros y forzudos luchadores señores Bonne y Angelescu desarrollaron todo el interesante repertorio de presas y defensas de la lucha en cuestión.

Vimos repetido el puente superpuesto, brazos a bolea y rodeados, cinturas múltiples, una formidable corbata de Angelescu y unas muy bien desarrolladas del brazo izquierdo, marca Javier Ochoa, que ofreció el profesor de Bonne. La paridad de facultades y peso de ambos campeones hizo que la lucha se hiciera a última hora un tanto cansada, venciendo por último De Bonne de un oportuno golpe de Arpin, muy bien rematado, por aplastamiento al intento de puente de su adversario. Ambos fueron muy aplaudidos, como asimismo el señor Bossini que como árbitro, se mostró por todo extremo activo y acertado.

23-10-1919. El campeón suizo Bruno Borne. El campeón suizo Bruno Borne, residente en Barcelona ha aceptado el reto del campeón del Norte de África, Bonne, siendo casi seguro que muy en breve tenga lugar un encuentro entre los referidos luchadores.

23-10-1919. Salón Kursaal. greco-romana y Boxeo. Terminaron anoche las luchas en el salón Kursaal. Aparte del trabajo de los profesionales Bonne y Angelescu, estaba el atractivo en la participación de los aficionados Salas, Melul y Cohen. Salas resistió siete minutos y medio contra Angelescu; Melul un minuto y medio contra Bonne; Cohen tres minutos y medio contra Angelescu y Salas tres contra Bonne. Los encuentros de greco-romana, carecieron de gran interés, como forzosamente había de suceder, dada la extremada desigualdad de los contendientes.

Ante los corpulentos y formidables luchadores profesionales, las figuras de salas, Melul y Cohen, aparecían desmedradas, insignificantes y sus vanos esfuerzos por resistir las presas de los dos colosos resultaban un sine grotescos. Ni que decir tiene que en quedar vencidos los aprendices, en las respectivas luchas, tardaron cuanto quisieron los profesionales. Terminó la fiesta con el match de boxeo entre Bonne y Angelescu y varias faltas apuntadas al segundo, entre ellas un golpe bajo la cintura, determinaron su descalificación por el jurado, sin que por tanto, el combate que interesaba, terminara. Se hizo saber que el señor Bonne acepta el reto que desde Barcelona le hace el campeón suizo Bruno Borne, proponiéndose regresar a esta plaza, si el encuentro se llegara a concertar.

Continuará

Bibliografía…. El Telegrama del Rif