www.melillahoy.es

Directora: Elizabeth Banks. Intérpretes: Kristen Stewart, Naomi Scott, Ella Balinska

LOS ÁNGELES DE CHARLIE

LOS ÁNGELES DE CHARLIE

Por Ana de la Rosa

domingo 08 de diciembre de 2019, 02:11h
Intérpretes: Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans
Bill Condon
Intérpretes: Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans
La primera película, basada en la serie y con su mismo nombre (“Los ángeles de Charlie”), llegó en diciembre del 2000, dirigida por Joseph McGinty Nichol y protagonizada por Cameron Diaz, Drew Barrymore y Lucy Lin. La secuela, “Los ángeles de Charlie: Al límite”, del mismo director y protagonistas, pudimos verla en 2003.
Los Ángeles han evolucionado… también el mundo en el que se mueven y, por supuesto, sus misiones. Elena Houghlin (Naomi Scott) es una brillante científica e ingeniera que ha creado Calisto, una fuente de energía sostenible diseñada para revolucionar el modo de suministrarla cuando se necesita. Sus jefes, ; Peter Fleming (Nat Faxon) y el consejero delegado Alexander Brok (Sam Claflin), se precipitan a lanzar este invento al mercado, a pesar de advertirles Elena de un fallo que tiene el sistema: en las manos equivocadas, se puede utilizar como arma letal, Elena descubre que precisamente sus jefes, respaldados por un misterioso socio, planean utilizar Calisto para hacer el mal. Así que Elena acude a la Agencia Townsend en busca de ayuda. Su lucha por la justicia y recuperar el artefacto antes de que suceda algo terrible, desencadena una aventura por medio mundo.

Vemos a los Ángeles por primera vez en mitad de una misión en Rio de Janeiro. La alocada y despreocupada Sabina (Kristen Stewart) se está asegurando de tener a su presa completamente atrapada en su trampa y, en última instancia, en las cortinas. En esta tesitura, llega su compañera Jane Kano (Ella Balinska), un Ángel con corazón de soldado, antigua agente del M16. Las dos acaban rodeadas de criminales. Entonces entra en escena Elena, la brillante científica que tienen que proteger los Ángeles.

El paso de los años también afecta a la agencia de seguridad e investigación de Charles (Charlie) Townsend. Se ha expandido internacionalmente, hay equipos de Ángeles dirigidos por múltiples Bosleys (nexos entre los Ángeles y su misterioso jefe Charlie). Bosley se ha convertido en un cargo, cada equipo de Ángeles tiene su propio Bosley en ciudades de todo el mundo. La primera vez que vemos a Sabina y a Jane, conocemos al John Bosley original (Patrick Stewart); cuando se retira, deja paso a Edgar Bosley (Djimon Hounsou), que escucha a Elena contar en un café de Berlín el aprieto en que se encuentra. Después de una secuencia de acción con el matón Hodak (Jonathan Tucker), en la que participan Bosley, los Ángeles y Elena, muere el Bosley de Hounsou. Entonces aparece “Boz” (Elizabeth Banks), antigua Ángel y primera Bosley femenina.

El reparto incluye a Luis Gerardo Méndez como Saint, especie de gurú que cuida de los Bosley, y a Noah Centineo en el papel de Langston, el ayudante de Elena.

Elizabeth Banks nació en Pittsfield, Massachusetts, en 1974. Es licenciada por la Universidad de Pensilvania y cursó estudios de posgrado en el American Conservatory Theater. Ha desarrollado su carrera como actriz, productora y directora, tanto en cine como en televisión.

Debutó como actriz en “Surrender Dorothy” (1998). Sus créditos cinematográficos incluyen “Atrápame si puedes” (2002), “Seabiscuit, más allá de la leyenda” (2003), “W.” (2008), “The Details” (2010”, “Our Idiot Brother” (2011), “Power Rangers” (2017), por citar algunas de las cincuenta y cinco películas en las que ha intervenido, incluyendo las sagas Spider-Man (Betty Brant) y Los juegos del hambre (Effie Trinket).

En televisión, Banks fue nominada a tres premios Emmy a la “mejor actriz invitada en una serie de comedia” por su papel de Avery Jessup en “Rockefeller Plaza (30 Rock)” y sus apariciones como Sal en “Modern Family”. Retomó su papel de Lindsay en la precuela de Netflix “Wet Hot American Summer: First Day of Camp” y también ha rodado la secuela, “Wet Hot American Summer: 10 años después”.

Banks debutó como directora en 2015 con “Dando la nota - Aún más alto”, trabajo premiado con el galardón a la “cineasta revelación del año” en los premios CinemaCon. Con sus acuerdos preferente de cine con Universal y exclusivo de televisión con Warner Bros. Television, su productora Brownstone Productions cuenta con un catálogo de proyectos en curso que incluye numerosas colaboraciones de cine, televisión y digitales con diferentes estudios y cadenas, como Universal, Sony Pictures, Amazon, CW, ABC, Lionsgate, Fox, NBC, HBO Max, Netflix, Hulu y Paramount Digital.

El guión de estas nuevas Ángeles lo ha escrito Elizabeth Banks, a partir de una historia de Evan Spiliotopoulos y David Auburn.

Spiliotopoulos debutó como guionista para Disney con “El libro de la selva 2”, a la que siguió “Mickey, Donald, Goofy: Los tres mosqueteros” (2003), “La película de Héffalump” (2005), “El origen de la sirenita (2008) y “Campanilla y el tesoro perdido” (2009). Ha participado en los guiones de “Blancanieves y la leyenda del cazador” y la secuela “Las crónicas de Blancanieves: El cazador y la reina del hielo” y “La bella y la bestia” (2017).

David Auburn es un galardonado dramaturgo convertido en guionista. Ganó el prestigioso premio Pulitzer en 2001 por “La prueba (Proof)”.

A Banks le sedujo la idea de contar una historia protagonizada por tres mujeres, fuertes, independientes, que tienen el control sobre sus propias vidas, luchando por su valía en un mundo de hombres, desempeñando roles que, generalmente, están dedicados al género masculino. Una película de acción protagonizada por mujeres.
“Los ángeles de Charlie” era el reflejo de la época de la liberación de la mujer y desataba su potencial. “Los ángeles de Charlie: Al límite” fue una celebración de la mujer y de la colaboración entre ellas. Banks ha ampliado esas ideas para demostrar que las mujeres son capaces de hacer cualquier cosa si se les da la oportunidad, es cuestión de que se apoyen entre sí en el trabajo.

Para modernizar la historia, Banks volvió a los fundamentos. Relanzar la marca no era tanto una cuestión de reinventar como de revigorizar. El punto de partida para Banks fue imaginar dónde estaría la Agencia Townsend en la actualidad, más de cuarenta años después. En esta nueva era, la compañía se ha vuelto internacional y ha activado toda una red mundial de Ángeles y Bosleys, sus encargados.

En esencia, el aspecto de las chicas no ha cambiado, siempre fueron modernas dentro de la época en la que les tocó vivir. Las de ahora siguen defendiéndose y atacando vestidas con la ropa que cualquier mujer de su edad lleva por la calle hoy en día.

Crear la imagen de los Ángeles de 2019 fue más de sumergirse primero en los personajes antes de inventar la nueva malla de cuerpo entero que quedara genial o el maquillaje más glamoroso. El equipo pensó en los rasgos individuales de cada personaje y en sus respectivos arcos argumentales, para centrarse luego en el aspecto que tendrían. Lo que no han abandonado son sus disfraces cuando se infiltran. También disponen de armas de último modelo, realizan lucha acrobáticas y persecuciones en coches a alta velocidad. Estos nuevos Ángeles proceden de distintos lugares, aportando al conjunto aspectos, actitudes y experiencias diferentes.

Melanie Hughes-Weaver, jefa del departamento de maquillaje, comenta: “Solían llevar fundamentalmente zapatos de tacón y muchas pestañas, pero hemos ido más allá de eso. Se trata de ver a mujeres que amplían quiénes son y qué aspecto tienen, que también puede haber fuerza en su apariencia. Creo que eso es algo muy importante a la hora de diseñar una película de acción para mujeres como estas. Ha cambiado mucho. A veces habrá momentos de gran belleza y también habrá peleas con aspectos alucinantes que resultan fuertes, inteligentes y preciosos”.

Elizabeth Banks ha querido rendir homenaje a la marca original, con guiños que podemos apreciar en la sala de artilugios, el armario y en las oficinas de la Agencia Townsend, entre otros.

Al haberse vuelto global la Agencia Townsend, lo mismo han hecho las localizaciones de la película, rodando en lugares como Estambul o Alemania. Para las oficinas de Berlín de la agencia se utilizó una antigua central eléctrica de Berlín, modernizándola con un aspecto contemporáneo. Las localizaciones van desde la grandeza del castillo de Moritzburg, cerca de Dresde (utilizado por última vez en los 70 en una producción checogermana de Cenicienta), convertido en el hogar de un multimillonario del sector tecnológico, a la polvorienta dureza de una cantera de piedra situada en algún lugar a las afueras de Estambul.

No podemos pasar por alto la potente banda sonora, como en toda película de acción que se precie. Uno de los sellos distintivos de la franquicia es que cada entrega ha contado con un sonido moderno (Destiny’s Child en la primera y Pink en la secuela). En esta ocasión, escuchamos cinco canciones de Ariana Grande, entre ellas el tema principal, “Don’t Call Me Angel (Charlie’s Angels)”, para el que Grande ha colaborado con Miley Cyrus y Lana Del Rey. La partitura es del compositor Brian Tyler, que también ha tocado muchos de los instrumentos de la banda sonora, entre ellos la guitarra, una batería retro, un piano Rhodes, el vibráfono y el bajo eléctrico. Posteriormente, grabó esos elementos mezclándolos de manera que sonaran como si los hubieran extraído de álbumes antiguos, técnica empleada con frecuencia en hip hop. Tyler ha aportado también dos canciones nu-disco, “Euphoria” y “Neon Sky”, a través de su alias dentro de la música electrónica, Madsonik.