www.melillahoy.es

BALONMANO-1ª DIVISIÓN ESTATAL

Pablo Torres, entrenador del C.D. Virgen de la Victoria, junto a Bugi, delegado del club  melillense
Pablo Torres, entrenador del C.D. Virgen de la Victoria, junto a Bugi, delegado del club melillense (Foto: Calderay)

Pablo Torres: “Lo importante era ganar, como así ha sido, pero ante el Ciudad Real hay que mejorar en defensa”

jueves 12 de diciembre de 2019, 04:00h
El C.D. Virgen de la Victoria de Melilla disputará, el próximo sábado, su último partido del año en tierras manchegas, donde se medirá al BM. Caserío Ciudad Real, mientras que el choque del próximo día 21 de diciembre ante el BM. Bolaños se aplaza hasta el 18 de marzo, tras el acuerdo alcanzado por ambas directivas, por problemas de billetes de avión del club de Bolaños de Calatrava. El conjunto que dirige Pablo Torres rendirá visita al tercer clasificado del Grupo F de la Primera División Estatal, en partido de Liga correspondiente a la jornada decimotercera, que se celebrará en el Pabellón Municipal Quijote Arena (18’30 horas). Posteriormente, los melillenses reanudarán la competición el 11 de enero, ante el BM. Pozoblanco, en tierras cordobesas, en el que será el último encuentro de la primera vuelta.
Pablo Torres, entrenador del C.D. Virgen de la Victoria, se mostró satisfecho con el triunfo de su equipo este pasado fin de semana, ya que se puso fin a una racha negativa de cinco derrotas consecutivas, tras superar al Colegio Maravillas de Benalmádena por 40-36. “Lo importante era ganar, aunque teníamos en mente hacerlo antes, en los dos encuentros a domicilio, pero sabíamos que era difícil”. No obstante, “hemos recuperado el camino de la victoria, aunque pensábamos que iba a ser más complicado en este último partido”, afirmó.
Sin embargo, aseguró que en defensa no estuvo bien su equipo, al igual que el rival, como así lo refleja el marcador de 40-36. “En la primera mitad, se hicieron las cosas medianamente bien, sobre todo por nuestra parte, jugando con criterio y acierto en los momentos importantes, y eso sirvió para marcharnos al descanso con una diferencia de 6 goles, pero la segunda parte fue un auténtico correcalles, con un intercambio de goles, en el que el acierto ofensivo imperó, ya que las defensas y las porterías brillaron un poco por su ausencia”.
De cualquier modo, Pablo Torres espera que su plantel mejore ostensiblemente en el capítulo defensivo para la próxima jornada, ya que el rival que tendrá en frente es el tercer clasificado. “Este sábado, esperamos no ser el equipo que jugó hace dos jornadas ante el BM. Maracena, ya que estuvimos bastante bien en el capítulo defensivo y que es lo que nos debe dar los triunfos, aunque creo que ha sido una anécdota encajar 36 goles, así que debemos recuperar el tono defensivo y ser un equipo serio en ese aspecto”.
Precisamente, sobre el próximo rival destacó que el potencial del BM. Caserío Ciudad Real, confeccionado para ascender de categoría. “Este sábado jugamos un partido de los que gustan en el Pabellón Quijote Arena, ante un rival que está hecho para estar ahí arriba, y para ello hemos iniciado la semana con la ilusión de disputar un partido importante y terminar el año con buenas sensaciones”, concluyó el entrenador melillense.