www.melillahoy.es

Con una duración de 4 años, apuestan por la concienciación de los melillenses con las especies autóctonas

Manuel Tapia, de Guelaya, con el viceconsejero de Recursos Hídricos, Francisco Vizcaíno
Manuel Tapia, de Guelaya, con el viceconsejero de Recursos Hídricos, Francisco Vizcaíno

Medio Ambiente firma un convenio con Guelaya sin ánimo de lucro para la reforestación de la red natura de Melilla

jueves 19 de diciembre de 2019, 04:00h
La Viceconsejería de Recursos Hídricos firmó ayer un convenio de colaboración con Guelaya Ecologistas en Acción sin ánimo de lucro para la reforestación de la red natura 2.000, sobre todo, en la zona marítima terrestre de los acantilados de Aguadú y el barranco del río Nano. Con una duración de cuatro años, renovable año tras año, se apuesta por la sensibilización y concienciación de los melillenses con la reforestación de las especies autóctonas como el perejil de Melilla no comestible y la jarilla cabeza de gato. Además, dejan claro que el convenio es una de las formas de combatir el cambio climático reforestando y teniendo una naturaleza más amplia en la ciudad.
Francisco Vizcaíno, viceconsejero de Recursos Hídricos, dejó claro que una de las formas de combatir el cambio climático es reforestando y teniendo una naturaleza más amplia. La red natura 2.000, indicó que tiene dos zonas de especial conservación donde hay que intentar no sólo mantenerla, sino que las especies invasoras no ocupen el espacio de las autóctonas.

Gracias a este convenio con Guelaya, sin ánimo de lucro, se van a producir plantones de especies autóctonas y van a trabajar en la concienciación y reforestación. La Viceconsejería lo que va a hacer es acompañarlos y ayudar en lo posible, porque “puede haber situaciones como una amplia sequía, perdida de plantones, estaremos para seguir la continuidad en recursos verdes y humanos”.

Vizcaíno detalló que se trata de un convenio suscrito para cuatro años, renovable año a año, donde el grupo Guelaya tiene su propio criterio, pero no autonomía porque desde la Administración defenderán sus actuaciones en base a la sensibilización concienciación y dejar a las futuras generaciones una zona de especies protegidas.
“Los técnicos están concienciados porque el objetivo es para ampliar toda la zona verde, y natural para los melillenses”, concluyó.

Manuel Tapia, responsable de Guelaya, consideró que se trata de un “momento histórico” puesto que se cumplen las reclamaciones que llevan haciendo desde hace décadas porque para el colectivo los espacios naturales de Melilla tienen una “importancia máxima”.

Apuntó que llevan años viendo cómo algunas de las especies más singulares no se manejaban ni se les daba la importancia que tenían, y los espacios, no se valoraban ni tenían el tratamiento que le hubiese gustado.

Resaltó que hay especies determinadas como la jarilla de cabeza de gato o el perejil de Melilla no comestible que en el estado español sólo están presentes en Melilla y Ceuta. Además, de que en ocasiones “se arrancaba para plantar cosas que no son de allí, por el desconocimiento y la poca valoración, pero a partir de ahora se va a valorar y reconocer porque es patrimonio de la ciudad”.

José Cabo, coordinador de Guelaya, destacó que en este momento encuadran este convenio en la situación de emergencia climática que tiene el mundo, sobre todo después de la cumbre por el clima y de la falta de resultados además de la declaración de emergencia climática de la Ciudad Autónoma de Melilla que firmo por unanimidad aceptando la necesidad de tomar medidas.

Las medidas, señaló que son de ahorro de emisiones, pero también existen otras medidas. Por ello, cree que “es tiempo de actuar para resolver actuando localmente”.
“Esto nos va a beneficiar, nosotros ofreceremos gratuitamente árboles para plantar a la Ciudad autónoma y otras instituciones, además de organizar reforestaciones populares”, concluyó.