www.melillahoy.es

Los trabajadores de la residencia salen a la calle pidiendo una solución a la sobrecarga laboral

Los trabajadores de la residencia salen a la calle pidiendo una solución a la sobrecarga laboral
(Foto: Melilla Hoy)

Aseguran desde el comité de empresa que hasta ahora no se ha resentido la atención a los usuarios, pero la situación puede empeorar ante la falta de personal

sábado 28 de diciembre de 2019, 04:00h
Los trabajadores de la residencia de mayores del IMSERSO salieron ayer a la calle para denunciar la situación insostenible en la que se encuentran, con una sobrecarga laboral provocada por una plantilla insuficiente que obliga a muchos a tener que trabajar en días de descanso, lo que genera numerosas bajas por sobreesfuerzo. Las protestas continuarán, incluso con familiares de residentes, si no se aportan soluciones.
José Luis Tormo, presidente del comité de empresa de la residencia, afirmó que el motivo de la concentración protagonizada ayer por un grupo de trabajadores del centro no era otro que el de “denunciar la pésima situación que se vive” en este centro dependiente del IMSERSO.

Explicó que “la falta de personal ha sido la tónica” desde que se trasladó la residencia de la calle Polavieja a su nueva ubicación cerca de la Granja, y en estos momentos “la situación mes insostenible”, entre otros motivos porque la bolsa de trabajo “está obsoleta” y porque la nueva, “a punto de caducar, ni siquiera se han baremado” los currículos.

Considera que, de funcionar la bolsa de trabajo, se podría haber contratado a más personal, en virtud de los nuevos criterios, pero actualmente resulta inoperativa. Otro de los problemas es que “tenemos una gran limitación por la modalidad contractual de la residencia, con contratos de circunstancias a la producción de 180 días al año” que necesita se cambie para dar más agilidad.

A esto se suma que hay 19 plazas sin cubrir, con las que “se podría paliar en parte esta situación, tal como venimos reivindicando desde la parte social” y evitar, como ocurre en estos momentos que a lo largo del año “estamos firmando entre 3.000 y 3.500 contratos para cubrir las necesidades del centro y eso es un disparate”,
La consecuencia de la falta de personal “es que la plantilla está sobrecargada, con hasta 43 bajas, lo que es un número preocupante y que obliga a tener que pedir a los trabajadores que vengan a trabajar en días de descanso porque no hay personal suficiente para los turnos”. “No se cumplen los convenios en temas de descansos, festivos, días de asuntos propios y fines de semana”, se lamenta.

El sindicalista asegura que hasta el momento esta situación “no repercute en los residentes porque las compañeras son profesionales que llevan como pueden todo esto, pero es insostenible, no se puede soportar y terminará repercutiendo en los usuarios”.

Por todo ello, solicitan la intervención de los responsables para “revertir la situación, de la que son conocedores, Delegación del Gobierno, IMSERSO, y la dirección del centro, pero a día de hoy solo vemos voluntad, pero no mejoramos en ningún momento”.

Tormo no espera gran cosa de la reunión que, como consecuencia de lo que “se está liando en Melilla”, celebrarán en Madrid el 13 de enero los Servicios Centrales de IMSERSO con asistencia de los responsables en Melilla, porque “son conocedores del tema y hasta ahora no han actuado porque están más preocupados por su asiento que por gestionar el tema”.

Inspección de Trabajo
La junta de personal acudirá al Comité de Seguridad y Salud de la Inspección de Trabajo para exponer “la carga laboral de los trabajadores de la residencia” en busca de soluciones, y también dejó abierta la puerta José Luis Tormo a que puedan organizarse nuevas concentraciones y actos de protesta, contando incluso con la participación de familiares de los residentes.

Lo que queda claro es que con 19 vacantes sin cubrir y con 39 trabajadores de baja, el resto no puede atender a los 123 usuarios actuales del centro, y, de hecho, explicó el sindicalista, hace unos meses se tuvo que cerrar por este motivo una de las plantas y “reagrupar a los trabajadores en las dos restantes para poder dar servicio”.