www.melillahoy.es

Buenos días

 Palabras para la Navidad

Palabras para la Navidad

Andrés Hernández

domingo 29 de diciembre de 2019, 04:00h


Ejercitemos la imaginación cada día más, en busca de lo irreal, pues ello nos llevará a terminar destruyendo los poderes que sobreviven, a costa de una realidad que ellos protegen y difunden, para sus propios beneficios como son: el consumo, el capital y la política. Alejemos la Divinidad y todo lo que a Ella concierne de las religiones y convivamos con Ella, personalmente, en nuestros trabajos y en nuestros descansos, y encontraremos en lugar de un dios amañado, utilizado y dirigido, un familiar que nos amplia, nos aconseja y nos protege.

Hagamos de esa energía misteriosa llamada Fe, un hecho cotidiano, que nos pertenece como seres creados y humanizados, y ella nos alejará del rebaño y la masificación. No hay más Dios que el mismo Dios y el ser emanado de Él y que se encuentra, en cada uno de nosotros, cuando somos capaces de acabar con los ídolos y sus seductoras representaciones.

Aquellos que crean que pagan con dinero lo que se comen, les van a pasar una factura, que ni con todos los millones de la tierra, van a poder pagar la sutilidad de una cereza.

Aquellos que se crean que pagan con dinero el amor que reciben, le van a pasar una factura, que ni con todos los millones de la tierra, van a poder pagar, ni una gota de sudor de un jornalero. Aquellos que se crean que pueden pagan con dinero las lágrimas de la miseria… ¡Ay de aquellos que se crean que pueden pagar con dinero!
En toda sociedad, hay siempre un culpable oficial reconocido, que engendra una ley cómoda y fácil, donde el rico se encuentra amparado y el pobre desasistido. Es, como si se le echaran la culpa, no por lo que hace, sino por lo que es. No se le condena por una acción determinada y si porque esa acción sirve para recordar esa situación, la cual se le conmina. El pobre viene a ser, como una especie de delincuente oficial. Un malhechor en potencia. Es como si la pobreza, fuera la cantera, de donde salen, todas las gemas falsas de este mundo. La pobreza, viene a ser, como una especie de cloaca, donde anidara el virus del mal y la corrupción. Y sin embargo la pobreza es, precisamente, el espejo donde se refleja la riqueza, aunque no se vea. Por lo tanto, no puede poner remedio. Porque la riqueza, se ve a sí misma, sin que nadie la pueda censurar… De ahí nace la frase: “Sólo se paga con dinero, aquello que no tiene valor”.