www.melillahoy.es

El mago llenó ayer la plaza de las Culturas, aunque con un retraso de 45 minutos por no estar instalado el equipo de sonido

El mago Jesús Castejón en su espectáculo de magia ‘Limón’ en la plaza de las Culturas
El mago Jesús Castejón en su espectáculo de magia ‘Limón’ en la plaza de las Culturas

‘Limón’, un show de magia al alcance de todos los públicos por Jesús Castejón

sábado 04 de enero de 2020, 04:00h
El mago Jesús Castejón llevó a cabo ayer su show de magia ‘Limón’, dirigido a todos los públicos, tanto para adultos como para pequeños con trucos muy visuales, fáciles para entenderlos y ver la magia en las cosas más simples. La plaza de las Culturas estuvo repleta de melillenses que tuvieron que esperar unos 45 minutos a que pudiera dar comienzo el espectáculo porque el equipo de sonido no estaba instalado.
‘Limón’, un show de magia al alcance de todos los públicos por Jesús Castejón
El mago Jesús Castejón explicó a este Diario que el espectáculo contiene distintos juegos de magia, donde el hilo conductor está relacionado con algo de un limón, aunque no se descubre hasta el final. También, contó que, necesita la participación del espectador ya sea desde el asiento o subiendo participantes porque son juegos que necesitan voluntarios.

Sobre por qué actúa siendo Jesús y no Sarapín, respondió que eligieron a Sarapín en una función el 22 de diciembre, al inicio de la temporada de Navidad.
“Sarapín y Jesús Castejón es la misma persona, al final arrastramos al mismo número de personas, aunque no a todo el mundo le gusta Sarapín, a algunos les da cosa los payasos”, sostuvo.

Aunque reconoció que suele tener el mismo público familiar, ya que la magia no tiene edad es de 0 a 90 años.

En cuanto a los problemas con el sonido, el mago indicó que es la segunda vez que no acuden a montar el sonido, desconoce los motivos, pero la anterior vez tuvo que poner voluntariamente su equipo.
“Me molesta porque no entiendo los motivos, pude haber un fallo en la programación, pero ya van dos funciones así”, concluyó.