www.melillahoy.es

El Club Scorpio de Aventuras de Melilla se prepara para celebrar en 2020 el 35 aniversario de su fundación

La mesa presidencial, durante la copa de vino de Navidad
La mesa presidencial, durante la copa de vino de Navidad

En la copa de Navidad se hizo un balance de la programación desarrollada en el año que acaba de concluir

miércoles 08 de enero de 2020, 04:03h
El Club Scorpio de Aventuras aprovechó su tradicional copa de Navidad para hacer un balance del año 2019, del que destacaron la tradicional ruta al desierto que se llevó a cabo en noviembre y que contribuyó a sellar los lazos de hermandad que existen entre la ciudad y el país vecino. Los responsables del Club invitan a los melillenses a sumarse a sus actividades y a disfrutar de su 35 aniversario.
El pasado sábado 14 de diciembre tuvo lugar la tradicional copa de Navidad del socio en el Club Scorpio de Aventuras en las instalaciones que cuetnan en Melilla la Vieja.

Copa
Este año el evento contó con la presencia, entre otros invitados, de José Miguel de los Santos Granados, comandante general de Melilla y de Juan Antonio Vera Casares, presidente de UNESCO-Melilla.

Gregorio Hernández, presidente del Club, acompañado de toda su Directiva ofreció un discurso felicitando la Navidad a todos los socios e invitados presentes, destacando el historial del club con el horizonte puesto en el año 2020 en que se cumplirá el 35 aniversario de la fundación del mismo.

También tuvo palabras de recuerdo para aquellos socios y amigos que lamentablemente ya no se encuentran entre nosotros. El Club Scorpio de Aventuras ha ofrecido a la sociedad melillense en estas tres décadas y media “la oportunidad de conocer muchos lugares de Marruecos”, recordó.

Su participación en todos los ámbitos sociales y culturales le hicieron merecedor en el año 2017 de la Medalla de Oro de Melilla. Armando Romero, directivo del Club, comentó, por ejemplo, como el club proporcionó sus gigantescas tiendas de campaña para albergar a los primeros inmigrantes llegados a Melilla cuando todavía no estaba construido el CETI.

En el desarrollo del evento se hicieron entregas de unas placas de reconocimiento de colaboración.

Durante el animado ágape navideño se pudo observar en la pantalla las magníficas fotos de la última aventura emprendida de la “Ruta Dunas-Merzouga” del 31 de octubre al 3 de noviembre.
“El desierto no tiene secretos para este club con tantos años de experiencia y de ser pionero en muchas de sus actividades”, se recordó en el evento. Recién abierto el Hotel Xaluca con apenas 30 habitaciones, fueron miembros del club sus primeros huéspedes naciendo con ello una relación de amistad y colaboración de casi 20 años. Es por ello que Luis Pons, uno de sus propietarios, es directivo del propio club. Tal es así que en la plaza interior de su otro establecimiento del Hotel Kasbah-Tombouctou recibe el nombre de Club Scorpio.

Excusión
Con el paso de los años ambos establecimientos han crecido mejorando su servicio y calidad convirtiéndose en un referente turístico de Marruecos. Como es habitual en cada una de las rutas del club se ofrece a todos los participantes una fiesta que en esta ocasión se realizó en la Haima Real del Xaluca con música en directo y barra libre.

Al coincidir con la festividad de Halloween pudieron verse en la fiesta algunas brujas, vampiros y demonios. Como complemento a las actividades programadas durante dos días se hicieron recorridos con una flota de vehículos 4x4 por los lugares más pintorescos de la zona como el pueblo de Khemliya con la tribu de los Bambaras- descendientes de esclavos de origen del África negra- con su tradicional música también conocida como “Gnawa” para finalmente disfrutar de un almuerzo junto a las Dunas del Tombouctou y aprovechar la tarde para dar un paseo en camello por las dunas. La fortaleza Douirat junto al río Ziz y su palmeral, para continuar la ruta divisando en el horizonte las esculturas realizadas por el alemán Hannsjörg Voth con su personal estilo de “Land Art”, tales como la «Escalera Celeste», la «Espiral Aúrea» y la «Ciudad de Orión».

El último punto de ese día visitamos el pueblo de Feana-Ouled-Jellal los antiguos pozos conocidos como “Zhitaras” para la red de distribución de agua, actualmente en desuso desde hace 40 años por la construcción de la presa. Resultando toda una experiencia inolvidable para los 150 participantes desplazados tanto en vehículo como en un autobús de la COA con la magnífica conducción de nuestro amigo “Willi”.

En el retorno a Melilla el domingo 3 de noviembre la policía marroquí escoltó el autobús desde Nador hasta Beni-Enzar facilitando todo el tránsito hacia la frontera queriendo por ello manifestar desde el Club Scorpio el agradecimiento a las autoridades de Marruecos.

Para este 2020 la Directiva del Club Scorpio quiere expresar los mejores deseos de Paz y Prosperidad, invitando al pueblo de Melilla a los eventos que se organizaran con motivo del 35 aniversario de la creación del Club.
Una aventura en toda regla
Una aventura en toda regla