www.melillahoy.es
Elena Fernández Treviño con Mordejay Guahnich
Elena Fernández Treviño con Mordejay Guahnich

Mem Guímel entrega este jueves sus premios a la Policía Nacional y a la Guardia Civil de Melilla

El homenaje a ambas instituciones por su apoyo y trabajo se llevará a cabo a partir de las 19:30 horas en el Casino Militar

miércoles 08 de enero de 2020, 04:00h
La Asociación Socio-Cultural Mem Guímel entregará el próximo jueves, a las 19:30 horas, en el Casino Militar la IX edición de sus premios a la Policía Nacional y la Guardia Civil, dos instituciones nacionales con sede en Melilla. Su presidente, Mordejay Guahnich, quiere hacer un homenaje a la Benemérita melillense el apoyo ante la llegada de los judíos a la ciudad después del fin del protectorado en Marruecos, y al Cuerpo Nacional de Policía la protección prestada durante todos estos años y garantizar el ejercicio de los derechos fundamentales.
La consejera de Cultura, Elena Fernández Treviño, anunció que este jueves 9 de enero, a las 19:30 horas, en el Casino Militar se van a conceder los premios Mem Guímel que se llevan desarrollando nueve años, para recompensar a personas e instituciones que por su trabajo, compromiso y trayectoria han contribuido a mantener y desarrollar actividades encaminadas a profundizar la cultura hebrea sefardí.

El presidente de Mem Guímel, Mordejay Guahnich, explicó ayer que quiere homenajear a la Policía Nacional y a la Guardia Civil por ser dos instituciones muy cercanas al ciudadano, a la Asociación y porque “siempre están donde se les necesite”.

Cada año, indicó que intentan elegir a dos melillenses, el año pasado se lo entregaron al Instituto de las Culturas, dirigido por Paz Velázquez, por haber destacado en el estudio, promoción y difusión de los valores inherentes a la pluralidad cultural de nuestra ciudad, y a Isaac Querub, presidente de la Federación de Comunidades Judías de España por el gran esfuerzo que realizan en pro del judaísmo español.

También, le gustaría reconocer el apoyo de la Benemérita melillense ante la llegada de los judíos a Melilla después del fin del protectorado en Marruecos cuando fueron recibidos en la frontera. Además de la protección prestada por parte de la Policía Nacional durante todos estos años, la libertad de ideología y religión, y también al gran apoyo que se le dio cuando llegó a Melilla el gran rabino sefardí, Rab Shlomo Amar.