www.melillahoy.es
La prórroga de Arquisocial en la batalla

La prórroga de Arquisocial en la batalla

viernes 10 de enero de 2020, 04:01h
El PP no ha dejado pasar la ocasión de poner el dedo en la herida que ha supuesto la división existente entre dos socios de gobierno como son PSOE y CPM en este asunto
Después de varias semanas de incertidumbre, este jueves el Gobierno de Melilla desvelaba que finalmente prorroga el contrato a Arquisocial para la gestión del Centro de Acogida de Menores del Fuerte de la Purísima. Pero las dos partes que opinaban distinto, en el seno del gobierno tripartito que conforman CPM, PSOE y Ciudadanos en el Ejecutivo melillense, han tenido que ceder. Mientras los socialistas habían aprobado dos años, los cepemistas querían rescindir el contrato. Finalmente se ha producido una decisión salomónica y Arquisocial continuará, pero solo doce meses. Después habrá que concursar de nuevo.

Lo vivido en este periodo ha sido especialmente crítico para los 200 trabajadores que desempeñan su labor en esta instalación, dado que la empresa había anunciado la puesta en marcha de un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectaba a todos los empleados. Una medida prevista para su aplicación el 7 de enero como respuesta a la resistencia de CPM a cumplir con lo aprobado en la Comisión de Bienestar Social, donde curiosamente la prórroga de Arquisocial salía adelante con los votos del PSOE (gobierno) y PP (oposición) y en contra de CPM (gobierno). Por su parte, los trabajadores también tenían su respuesta a todo lo que estaba aconteciendo en forma de huelga a partir del 6 de enero, lo que hubiera supuesto dejar desatendido un centro en el que están acogidos más de 800 menores extranjeros no acompañados. Nada de ello ha ocurrido porque ni se ha producido la huelga ni el ERE y el contrato de Arquisocial se mantiene, aunque no por dos años, sino uno.

El PP no ha dejado pasar la ocasión de poner el dedo en la herida que ha supuesto la división existente entre dos socios de gobierno como son PSOE y CPM, y el papel jugado por Mustafa Aberchán, como señaló el popular Miguel Marín y que hoy podría tener respuesta por parte del presidente cepemista. El asunto ha sido y sigue siendo escenario de la batalla política en la Ciudad.