www.melillahoy.es

El presidente de Melilla compareció ayer como investigado por un presunto delito continuado de prevaricación administrativa

El presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla llegando al Juzgado con su abogado
El presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla llegando al Juzgado con su abogado

De Castro declara en el Juzgado que actuó correctamente y que todo se trata de una “guerra jurídica” con el PP

sábado 11 de enero de 2020, 04:15h
El presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Eduardo de Castro, acudió ayer a primera hora de la mañana al Juzgado para declarar en calidad de investigado por un presunto delito continuado de prevaricación administrativa tras la querella presentada por el Partido Popular hace unos meses. De Castro, se mostró tranquilo tras abandonar los Juzgados, dejó claro que actuó correctamente en las decisiones que tomó nada más ser elegido presidente, asesorado por los técnicos, y considera que todo se trata de una “guerra jurídica” con el partido encabezado por Juan José Imbroda.
Pasadas las 10:30 horas, Eduardo de Castro abandonaba las Torres V Centenario
Pasadas las 10:30 horas, Eduardo de Castro abandonaba las Torres V Centenario

Pasadas las 10:30 horas, el presidente de Melilla, Eduardo de Castro, abandonaba los Juzgados asegurando que le había “ido bastante bien”, que simplemente había acudido a “requerimiento de una citación judicial” y que había respondido a las preguntas que le había formulado el magistrado del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº5, las de su abogado y a una aclaración por parte del Ministerio Fiscal.
Dejó claro que respondió “absolutamente a todas las preguntas”, que tuvo que aclarar una serie de términos, y que ha colaborado con la Justicia. También, adelantó que, posiblemente en unos días dé más explicaciones en una rueda de prensa cuando saque alguna conclusión.
De Castro cree que todo se trata de una “guerra jurídica” por parte del Partido Popular de Melilla, que busca “traerme a los juzgados, para que, entre otras cosas, me hagan fotos” y reconoció que no será la primera ni la última vez que esto ocurra.
Interpreta que se está buscando a través de la Justicia lo que no se ha podido alcanzar “en las urnas o negociaciones” en pactos o en la propia investidura, que es alejarlo de la Presidencia de la Ciudad Autónoma.
Señaló que no es la primera vez que acude al Juzgado a declarar por denuncias que ha interpuesto la oposición, y que seguramente volverá “otras más”.
“Supongo que esto se quedará como las demás, todos los casos que he pasado y por lo que se me ha acusado, que absolutamente todo se ha archivado”, sostuvo.
De Castro recordó que ya ha ocurrido con otras denuncias presentadas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Melilla, en la Audiencia Provincial, en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y hasta en el Tribunal Constitucional.
También, bromeó con la idea de que, a partir de ahora, tendrá que hacer una relación de las denuncias que le interponen porque “no me acuerdo”, pero adelantó que “buscarán más”.
El dirigente melillense remarcó que no puede evitar que decidan ponerle una querella, aunque apuntó que cumple con su deber de colaborar con la Justicia y “no tengo nada que ocultar”.



“Estoy muy tranquilo y solo queda esperar a lo que diga el juez que es el que tiene la última palabra”, apostilló.



Respecto a la denuncia por una presunta prevaricación administrativa continuada, el presidente melillense respondió que siempre ha “actuado correctamente” y que todo “lo que he hecho, ha sido preguntado y asesorado por técnicos”.
La denuncia se sustenta en “las resoluciones y decisiones adoptadas” por De Castro cuando “aún carecía de competencias como presidente de la Ciudad, entre otras, cesado ilegalmente al gobierno en funciones, cambiando cerraduras, ordenando investigar cámaras de vigilancia y firmando decretos que podrían ser nulos de pleno derecho”, según reseña el Partido Popular.