www.melillahoy.es
Desatascar el sistema de acogida para solicitantes asilo y la sustitución de las concertinas, retos del nuevo Gobierno
Ampliar

Desatascar el sistema de acogida para solicitantes asilo y la sustitución de las concertinas, retos del nuevo Gobierno

También se reafirma en la sustitución de las concertinas de las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla, que “correrán a cargo de Interior, encargado de la seguridad”

sábado 11 de enero de 2020, 02:02h
El nuevo Gobierno de coalición formado por PSOE y Unidas deberá abordar varios desafíos en materia migratoria. Algunos retos, como la necesidad de "desatascar" el sistema de acogida para solicitantes de asilo, son competencia del Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones; y otros, como la sustitución de las concertinas de las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla, correrán a cargo de Interior, encargado de la seguridad.
Entre los principales asuntos pendientes destaca la búsqueda de una solución ante el "colapso" del sistema de acogida para solicitantes de asilo, después de que en 2019 España haya batido récord con unas 120.000 peticiones presentadas, duplicando la cifra de 2018 (55.749). Dicho "colapso" se ha evidenciado recientemente en Madrid, donde muchos solicitantes de asilo llegados al aeropuerto de Barajas --la mayoría procedentes de América Latina-- han estado durmiendo en la calle ante la falta de plazas del sistema de acogida. Toda persona que formalice una solicitud de asilo tiene derecho a esa acogida hasta que las autoridades españolas acepten o denieguen su solicitud.
"Se trata de un reto importante puesto que a lo largo de los años no se ha producido una adaptación de los recursos y del sistema de asilo acorde al crecimiento de las solicitudes de protección internacional", señalan fuentes de ACNUR España a Europa Press, que insisten en que las cifras actuales son "perfectamente asumibles" para España. Para el organismo de las Naciones Unidas, la situación de calle de muchos solicitantes de asilo es preocupante. "Es esencial dar una respuesta ágil y urgente ante estas situaciones", reclaman estas mismas fuentes, que recuerdan que la legislación contempla la acogida digna a las personas que piden asilo.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) también apunta que el nuevo Gobierno tiene el reto de que el derecho de asilo "esté plenamente garantizado". Para ello, reclama "desatascar las solicitudes de asilo".

El sistema de acogida depende del Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, que ahora dirigirá José Luis Escrivá, que tendrá las competencias en el desarrollo de la política en materia de extranjería, inmigración y emigración. Si bien, el Ministerio del Interior, al frente del cual seguirá Fernando Grande-Marlaska, es el que se encarga de la seguridad y es de quien depende la Oficina de Asilo y Refugio (OAR), órgano al que le corresponde resolver las peticiones de asilo formalizadas.

Aunque durante su anterior mandato ha reforzado los recursos materiales y personales en la OAR, ante la tendencia creciente de las solicitudes presentadas en los últimos años, Grande-Marlaska tiene pendiente la mejora de su funcionamiento para "agilizar" las resoluciones.

CEAR también aboga por habilitar vías legales y seguras, así como poner fin a las devoluciones ilegales en la frontera sur, y por un plan estatal para dar una respuesta adecuada a las llegadas a costas españolas. En 2019, unas 26.168 personas migrantes han llegado en patera a costas españolas, lo que supone una reducción de las llegadas irregulares por la vía marítima de casi el 55% respecto al año pasado.

Pese a esta caída generalizada, la vía por mar hacia las Islas Canarias ha experimentado un repunte de más del 100% durante este año, una ruta marítima que durante los primeros días de 2020 se ha mantenido muy activa.

En cualquier caso, el Gobierno de Sánchez ha cumplido el objetivo de reducir a la mitad las llegadas irregulares de personas en patera en 2019, después de que en 2018 se batieran récord.

Sustitución de las concertinas a finales de 2020
Asimismo, a su llegada a La Moncloa en 2018 Marlaska se marcó como prioridad la retirada de las concertinas --unos alambres equipados con cuchillas cortantes-- de las vallas de Ceuta y Melilla para sustituirlas por otros medios "menos cruentos".

En este sentido, las obras del perímetro comenzaron en noviembre, pero tendrán una duración de diez meses y no se prevé que las concertinas sean sustituidas hasta finales de 2020. Por el momento, no ha trascendido el elemento que elegido por el Ministerio para sustituir a las cuchillas y garantizar la seguridad.