www.melillahoy.es
El acto se convirtió, en palabras de Treviño, en “un espacio de libertad, de cultura y casi de resistencia”
Ampliar
El acto se convirtió, en palabras de Treviño, en “un espacio de libertad, de cultura y casi de resistencia” (Foto: CAM)

Zoubida Boughaba viaja a Melilla haciendo frente al “miedo y la presión” por los ataques en las redes

La Cámara de Comercio se quedó pequeña para albergar la conferencia de la escritora rifeña, a la que la CIM pidió vetar por sus críticas al hiyab.- Aunque había anunciado que no vendría, cambió de opinión por el “amor” y apoyo que ha recibido

martes 14 de enero de 2020, 04:12h
La polémica suscitada en Melilla por la invitación de la escritora rifeña y activista feminista Zoubida Boughaba a una conferencia para celebrar el Año Nuevo Amazigh llevó a esta autora a declinar la invitación en un principio por no sentirse cómoda con la crispación. Sin embargo, “el amor” que recibió de dentro y fuera de Melilla pudo más frente a los ataques en las redes sociales y la petición de la CIM para que se le declarara persona non grata en la ciudad. La escritora, originaria de Alhucemas, viajó ayer finalmente a Melilla para participar en un acto cultural que llenó la sala principal de la Cámara de Comercio y que se convirtió, en palabras de la consejera de Cultura, Elena Fernández Treviño, en “un espacio de libertad, de cultura y casi de resistencia”.
Boughaba advirtió de que había venido a Melilla a hablar de su libro sobre cuentos del Rif y no del “ruido” generado por aquellos que rechazaban que fuera invitada a un acto público de la Ciudad Autónoma por su opinión crítica sobre el uso del hiyab. No obstante, a preguntas de los periodistas, admitió que no entendía “en absoluto” la polémica que se había creado en la ciudad en los últimos días.
“Se ha generado miedo y un poquito de presión, pero nada más. No han conseguido otra cosa. Estoy aquí y he venido a participar”, afirmó la escritora rifeña, que aún no ha decidido si va a emprender acciones legales contra quienes la han insultado en las redes en los últimos días, aunque dejó la puerta abierta a ello. “Eso ya lo pensaré, pero lo más seguro es que sí”, dijo.
De igual modo, quiso dejar claro que no tiene nada que ver la conferencia organizada ayer para celebrar el Yennayer con la polémica suscitada por su papel como activista feminista. “Está de más lo que han dicho, porque lo único que hago en mi día a día es trabajar por los derechos de la mujer”, señaló Zoubida Boughaba, que agradeció las muestras de “amor y apoyo” que ha recibido en estos días desde Melilla, y también desde fuera, principalmente de sus familiares y amigos. Eso, afirmó, es lo que le ha dado “fuerza” para venir a Melilla pese a que en un principio, dada la controversia, había anunciado que no lo haría porque no se sentía cómoda.

Fuerte respaldo
Ayer, durante la conferencia, admitió que estaba nerviosa, aunque el numeroso público, parte del cual se quedó de pie e incluso fuera de la sala por no haber aforo suficiente, la arropó con varios momentos de aplausos.
También lo hicieron el resto de participantes, entre ellos su paisano, el escritor Mohamed El Morabet, que optó por no hablar de su libro, “El solar abandonado”, para hablar del de Zoubida Boughaba, “Cuentos Populares del Rif”. “Gracias a ese libro, yo soy escritor. En él, uno de los personajes dice que los cuentos sirven para entretenerse y no hablar mal de la gente”, señaló.
Mustafa Akalay, el moderador, también lanzó vivas a la mujer y a la libertad de expresión y una petición muy aplaudida dirigida a quienes han contribuido a la polémica en los últimos días: “Por favor, que se pongan a estudiar”.
Treviño, por su parte, también fue muy aplaudida cuando reconoció que habían sido días difíciles, “pero también muy emocionantes”. “Nos ha costado llegar hasta aquí. En esta ciudad no nos sobra nadie”, dejó claro antes de hacer una férrea defensa sobre la necesidad de contar con “espacios críticos y de libertad”.