www.melillahoy.es

Treviño, ante las críticas de CPM, afirma que “no se puede homologar el pensamiento”

Recibió críticas la visita de Zoubida Boughaba
Recibió críticas la visita de Zoubida Boughaba (Foto: CAM)

La consejera de Cultura considera “normal” que entre los miembros del Gobierno de la Ciudad haya diversidad de opiniones

miércoles 15 de enero de 2020, 04:13h
La consejera de Cultura, Elena Fernández Treviño, aseguró ayer que el Gobierno de la Ciudad Autónoma seguirá promoviendo espacios culturales abiertos al debate y señala, en relación a las críticas de Coalición por Melilla por haber invitado a una conocida feminista y sus ideas sobre el hiyab, que “no se puede homologar el pensamiento”. No obstante, “las discrepancias son inevitables” entre los socios de Gobierno, pero “no pasa nada”.
A preguntas de los periodistas, la consejera salió al paso de las críticas de CPM por la charla en la que se invitó a la escritora feminista Zoubida Boughaba y señaló que el “propio espacio democrático y plural (de la charla) es el que permite la diversidad de opiniones, que es justamente lo que defendemos”.

Debate
Considera que al final el debate “se colocó en otro tejado y ya no era una cuestión de hablar o no de religión o de determinados símbolos de la misma, sino que se poralizó y llegó a unos lugares que no eran los iniciales de una conferencia sobre literatura”. Afirmó que “defender la libertad de expresión en un espacio cultural y de laicidad, de literatura y de libros, todo tipo de opiniones sobre el acto en sí y la escritora, siempre que se hagan desde el respeto y la diversidad, es positivo y enriquece el debate en esta ciudad”.

Señala que “tal vez” Boughaba lo que ha traído a Melilla “es la posibilidad de abrir ciertos espacios de diálogo y hablar de ciertas cosas, y eso es positivo en una democracia, que permite discrepar desde el respeto”.

Apuntó que el Gobierno de la Ciudad Autónoma tomó la decisión de que en un espacio cultural se “pueda hablar de literaria libremente, y blindar esos espacios a todo tipo de censuras”. “Luego, como partidos diversos que formamos parte del Gobierno, podemos discrepar y no hay problemas de que esa discrepancia se trate desde el respeto más absoluto y desde los distintos posicionamientos”, indicó.

Pensamiento único
En su opinión “no resulta paradójico” que un miembro del Gobierno, como en este caso CPM, critique una actividad que organiza el propio Gobierno local, porque “es un gobierno diverso, con distintas formas de pensar y puntos de vista, y el debate interno también es sano”, aseguró.
“No podemos tratar de homologar el pensamiento y precisamente la falta de pensamiento único es lo que reivindicábamos” con el acto del lunes con la escritora rifeña. Asevera la consejera que “la falta de pensamiento único se produce también dentro del propio gobierno de la Ciudad y las discrepancias son inevitables y no pasa nada, pero la línea política del gobierno en común debe ser tratar de fomentar espacios de cultura, de laicidad, de dialogo y de crítica, y por ahí es por donde no pasamos, el tratar de vetar ese tipo de espacios”.

Por lo demás, el que entre sus miembros “haya diversidad de opiniones, de puntos de vista sobre el acto y la propia escritora y sus posicionamientos y críticas, me parece normal en una ciudad como Melilla porque son debates necesarios”. Es más, apunta que “hay que levantar las alfombras y sacudir un poco ese sustrato del que muchas veces no se habla”.

La consejera reitera que “hablar es necesario e importante en una ciudad como esta” y le parece “muy positivo todo debate siempre que enriquezca y nunca que raye la censura, ni el veto ni nada por el estilo porque estamos en un país libre, plural y democrático y toda opinión es válida”.

Espacios de libertad
Fernández Treviño considera que el acto del lunes “fue simbólico, potente y necesario”, al tiempo que considera que se creó “un ambiente muy bueno, de diálogo positivo y todo el debate que genera el espacio literario, mientras no se poralice y se lleve al extremo puede resultar hasta positivo”.

Aseveró que mientras sea consejera de Cultura, y “mientras este gobierno tenga clara ciertas cosas, creo que jamás van a dejar de producirse espacios de libertad, debate y crítica en el ámbito cultural, porque si la cultura no hace esto, no se fomenta el debate crítico y la diversidad de opiniones, no es cultura, es otra cosa”.