www.melillahoy.es

Confirmado el primer caso de rabia en un perro callejero en lo que llevamos de enero

Desde la Ciudad se recomienda a las personas que hayan estado en contacto con el animal que acudan a vacunarse

viernes 17 de enero de 2020, 04:07h
Perro con rabia localizado en octubre de 2017
Perro con rabia localizado en octubre de 2017
El año 2020 comienza con el primer caso confirmado de rabia en un perro callejero en Melilla, según confirma la Consejería de Economía y Políticas Sociales. Se trata de un perro mestizo, adulto joven, de capa negra y fuego (marrón), que se encontraba en compañía de unos niños en las inmediaciones de Urgencias del Hospital Comarcal. Cuando fue retirado por la Policía Local. Se recuerda a las personas que haya podido estar en contacto con el animal, acudan a de la Dirección General de Salud Pública y Consumo para vacunarse.
La Unidad de Sanidad Animal y Zoonosis de la Dirección General de Salud Pública y Consumo informa de un caso positivo de rabia animal en la Ciudad Autónoma de Melilla, que ha sido diagnosticado por detección de antígeno en el laboratorio del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III.

Positivo
Se trata de un perro mestizo, adulto joven, de capa negra y fuego (marrón), que se encontraba en compañía de unos niños en las inmediaciones de Urgencias del Hospital Comarcal cuando fue recogido por el servicio de recogida de animales el domingo 12 de enero sobre las 21:00.

El animal entró en coma de forma inmediata y falleció al día siguiente por parálisis respiratoria, según la nota de prensa, que indica que la muestra para su análisis al Centro Nacional de Microbiología fue enviada el martes 14 y se confirmó el resultado positive el día 15.

Si alguna persona ha sido mordida o ha tenido contacto salival con este perro en la fecha indicada o anteriores o si alguien puede aportar datos sobre su procedencia, se ruega se persone en las dependencias de la Dirección General de Salud Pública y Consumo, sita en la Carretera Alfonso XIII nº 52-54 (frente al Centro de Salud) o contacte telefónicamente con el Servicio de Policía Local para iniciar el tratamiento en caso de que fuera necesario.

Enfermedad mortal
Se recuerda que la rabia, una vez que se desarrollan los primeros síntomas, es una enfermedad mortal para personas y animales susceptibles.

Igualmente, se debe contactar con la Dirección General de Sanidad y Consumo si alguien tiene constancia de que el perro pudo morder a cualquier otro animal que se encontrara por la zona.
“Es muy importante recordar que, ante la aparición de animales vagabundos o aparentemente enfermos en la vía pública, no se intente tocarlos, alimentarlos ni recogerlos y se contacte con la Policía Local para que los servicios competentes procedan a su retirada de forma segura”, indica la Consejería.

Se recuerda también que la vacunación antirrábica anual en la Ciudad es obligatoria y gratuita para perros, gatos y hurones con más de tres meses de edad.

Recomendaciones a seguir
Melilla es una zona endémica de rabia debido a la proximidad con Marruecos donde la enfermedad presenta una alta incidencia tanto en animales como en personas. Algunos de estos animales penetran en la Ciudad provocando habitualmente casos de rabia, sobre todo canina. Por ese motivo se recomienda no tocar ni acercarse a ningún animal vagabundo o desconocido haciendo especial referencia a perros, gatos y hurones. Si encuentra alguno, avise inmediatamente a la Policía Local para que pueda ser retirado. No alimente animales en la vía pública. Esta práctica fomenta su proliferación. Tenga a sus perros, gatos o hurones perfectamente vacunados contra la rabia e identificados con microchip. Se recuerda que existe una campaña antirrábica anual permanente y gratuita. Si es mordido por algún animal, o ha tenido contacto salival sobre piel erosionada o mucosas, lávese la herida con abundante agua y jabón y diríjase inmediatamente a su centro de salud o servicio de urgencias. Bajo ningún concepto abandone a su mascota. No viaje a Marruecos con su perro, gato o hurón, si el animal no está correctamente vacunado contra la rabia o no tiene realizado el test serológico de anticuerpos.