www.melillahoy.es

El Defensor Paciente registra siete denuncias por negligencias en Melilla

martes 21 de enero de 2020, 04:00h
El Defensor del Paciente recibió en 2019 un total de 13.454 denuncias de negligencias médicas, con un total de 7 casos en Ceuta y Melilla, según la memoria anual de la citada asociación hecha pública este lunes. Conforme a los datos, el total de estas denuncias, que fueron 881 menos que las presentadas en 2018, provocaron 757 muertes (53 menos que el año anterior) en toda España debido, sobre todo, al error del diagnóstico.
En cuanto a las denuncias por negligencias de las comunidades autónomas, Ceuta y Melilla son las ciudades que menos han registrado a nivel nacional con siete casos cada una. Madrid, con 3.104 casos, encabeza un año más la clasificación, seguida de Andalucía (2.593), Cataluña (1.966), Comunidad Valenciana (1.152) y Castilla y León (668).

Les siguen Galicia (640 casos), Castilla-La Mancha (630), Murcia (512), País Vasco (435), Canarias (307), Aragón (305), Extremadura (295), Asturias (238), Baleares (224), Cantabria (203), Navarra (109), y La Rioja (66).

Según la memoria del Defensor del Paciente, 671.494 pacientes están esperando una intervención quirúrgica y una media de tiempo de 115 días a nivel nacional.
"El retroceso es más que alarmante -se afirma en la memoria- ya que, otra vez, la sanidad pública española vuelve a superarse estableciendo un nuevo récord histórico dentro de este apartado" de las listas de espera.

Las soluciones deben pasar, según la asociación, por aumentar las plantillas y rentabilizar los recursos ya existentes, porque, además, "el dinero que la sanidad pública emplea en las derivaciones a la privada es dinero que no se está destinando a la mejora de sus servicios básicos".

Los casos más habituales de negligencias medico-sanitarias se han producido por mala praxis, como intervenciones mal realizadas, altas precipitadas, atención, deficiente, infecciones hospitalarias y retrasos en ambulancias, entre otros. Pero la principal razón se debe al error de diagnóstico y la pérdida de oportunidad terapéutica.