www.melillahoy.es
La Policía esclarece en Melilla 47 delitos de estafa por Internet en media España y detiene a 4 personas
Ampliar

La Policía esclarece en Melilla 47 delitos de estafa por Internet en media España y detiene a 4 personas

Los detenidos operaban de forma organizada desde Nador, desplazándose a Melilla para sacar dinero en los cajeros

miércoles 22 de enero de 2020, 04:09h
La Policía esclarece en Melilla 47 delitos de estafa por Internet en media España y detiene a 4 personas
La Policía Nacional ha detenido en Melilla a cuatro individuos de una organización que se dedicaba a las estafas bancarias realizadas por internet, mediante la forma conocida como “Phishing”, a la que se atribuyen 47 delitos cometidos en numerosas provincias españolas que han sido esclarecidos. En una nota de prensa, la Jefatura Superior de Policía de Melilla ha informado de que los detenidos son cuatro jóvenes de entre 24 y 36 años de edad, tres de ellos de nacionalidad marroquí y un español, a los que se considera presuntos autores de 47 delitos de estafa, blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal.
En concreto, estos individuos, que han sido arrestados en los primeros días del año, han hecho supuestamente un uso virtual y fraudulento de los datos personales de otras tantas personas, residentes por toda España, en cajeros automáticos y comercios de la ciudad.
Uno de los implicados, al percatarse de la presencia policial, emprendió la huida y, al ser alcanzado, se resistió activamente, propinando un cabezazo en la frente a uno de los agentes, antes de que lograran detenerle, por lo que se le imputó además el cargo de atentado y lesiones a agente de la autoridad en el ejercicio de sus funciones.
La investigación la ha realizado la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Jefatura Superior de Policía de Melilla a raíz de 47 denuncias presentadas entre agosto de 2019 y enero de 2020 por extracciones en cajeros automáticos y locales comerciales que los titulares de las cuentas bancarias no habían realizado.
Las víctimas residen en Madrid, Las Palmas de Gran Canaria, Burgos, Sevilla, Granada, Valencia, Alicante, Ciudad Real, Palma de Mallorca, Zaragoza, Alcorcón, Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, Parla, Pozuelo de Alarcón, Leganés, Fuenlabrada, Alcalá de Henares (Madrid), Lorca, Águilas (Murcia), Gandía, Burjassot, Cullera (Valencia), Roquetas de Mar (Almería), Santa Lucía de Tirajana (Las Palmas) y Torremolinos (Málaga).

Desde Nador
Esta actuación policial ha permitido la identificación, localización y detención de estas cuatro personas que operaban de forma organizada desde Nador, desplazándose a Melilla para la extracción de efectivo en los cajeros automáticos.
También realizaban compras en locales comerciales de la ciudad, aunque uno de ellos se desplazó también a Andalucía y Madrid para realizar extracciones.
Los investigados compartían la información obtenida, los teléfonos móviles, medios de transporte e instruían a los nuevos integrantes, distribuyéndose las funciones y estableciendo un sistema de comisiones.
Con esta forma de actuación los detenidos consiguieron extraer a estas 47 personas más de 35.000 euros, en su mayor parte en efectivo, si bien hubo también multitud de tentativas de extracción e incluso de solicitudes de créditos, que fueron rechazadas por las entidades implicadas. En un caso, en el que la víctima tardó en percatarse de lo que estaba ocurriendo, le realizaron 24 cargos en cajeros y comercios por 5.500 euros.

El “Pishing”
La Policía explica que el “Phishing” es una modalidad delictiva que se caracteriza por la doble suplantación de la identidad, primero haciéndose pasar por una entidad bancaria para la obtención de datos confidenciales, y luego haciéndose pasar por el titular de la cuenta bancaria para lucrarse mediante el engaño.
Los delincuentes envían de forma masiva e indiscriminada correos electrónicos a teléfonos móviles, haciéndose pasar por una entidad bancaria u otras muy conocidas, informando de que su cuenta ha sido bloqueada temporalmente, solicitando que complete inmediatamente la verificación de la cuenta por su seguridad, añadiendo un enlace que recrea los logotipos de dicha entidad, imitando sus páginas virtuales originales.
Así es como recaban los datos bancarios de sus víctimas, a las que suplantan una vez generan tarjetas bancarias virtuales y, a través de aplicaciones de pago, hacen las extracciones en los cajeros automáticos y locales comerciales que dispongan de este servicio de pago virtual, haciendo innecesarias las tarjetas físicas de plástico.