www.melillahoy.es
Sirga tridimensional en la valla de Melilla
Ampliar
Sirga tridimensional en la valla de Melilla (Foto: PRODEIN)

Acedo reprocha a PSOE y Podemos su “hipocresía” al quitar la sirga y las concertinas

“Mientras el Gobierno del PSOE lleva años vanagloriándose de quitar las concertinas, por detrás negocia con la Unión Europea que se le dé a Marruecos 140 millones de euros para blindar su perímetro con concertina”

jueves 23 de enero de 2020, 04:13h
La senadora del PP por Melilla, Sofía Acedo, ha reprochado al PSOE y a Unidas Podemos su “hipocresía elevada a la enésima potencia” por retirar la sirga tridimensional y las concertinas de la valla fronteriza de Melilla mientras “por detrás negocia con Marruecos para blindar con concertinas su frontera”, destinando a ello decenas de millones de euros.

“Mientras el Gobierno del PSOE lleva años vanagloriándose de quitar las concertinas, cuando en el perímetro fronterizo de Melilla es un número escaso, por detrás negocia con la Unión Europea que se le dé a Marruecos 140 millones de euros para blindar su perímetro con concertina”, aseveró.
A esos fondos se suman, según la senadora, entre 30 y 40 millones de euros más del Gobierno de España “para reforzar los efectivos policiales en Marruecos y mejorar su flota de vehículos”, todo ello “en la colaboración del control de los flujos migratorios”.
A su juicio, el hecho de quitar las “mínimas concertinas que quedan en la valla de Melilla” mientras colabora con Marruecos “para blindar con concertina su frontera” evidencia que el Gobierno de España “se limpia las manos” y se muestra como “muy bueno y solidario”, aunque en realidad es “una solidaridad mal entendida y mal interpretada”.
Por ello, Acedo reclamó “menos hipocresía y más realidad”, al tiempo que recordó que las concertinas “las puso el PSOE”.

Seguridad
La senadora dejó claro que su partido no está “ni a favor ni en contra” de las concertinas y lo que quiere es que las fronteras “se custodien bien y de manera adecuada” sin poner en riesgo la seguridad de los efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Civil que “están a pie de pista recibiendo el primer impacto de los asaltos”.
El PP pidió al Gobierno que instale en la valla “otros medios que surtan, como mínimo, el mismo efecto disuasorio”, un objetivo con el que sí cumplen las concertinas, que “no atacan”.
En este punto, puso en duda que la intención del Gobierno de elevar a diez metros la altura de la valla de Melilla en sus puntos más vulnerables sea menos lesivo que la sirga y las concertinas, ya que “igual de peligroso es cortarte que caerte de una valla de diez metros, esa es la realidad”.
En cualquier caso, criticó que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, no haya respondido nunca a los parlamentarios de Melilla y Ceuta cuando le han preguntado qué métodos menos cruentos piensa instalar en sus respectivos perímetros fronterizos ante el anuncio del Gobierno de eliminar las concertinas.
“Siempre nos decía que éramos muy pesados por preguntarle, pero nunca nos dijo qué se va a poner en la valla. Si ustedes lo conocen, cuéntenmelo”, pidió irónicamente la senadora a los periodistas, ante los que dejó claro que España tiene “la obligación de proteger la frontera exterior”.
“Los principales afectados de la presión migratoria en la valla y los pasos fronterizos son los ceutíes y melillenses, sin perjuicio de que a continuación vienen los españoles y europeos, y no se puede poner en riesgo esa seguridad por los caprichos políticos del Gobierno de turno”, agregó Acedo.

Provocar un efecto llamada

La senadora por Melilla realizó estas declaraciones un día después de que el Gobierno confirmara que ya se están desarrollando los trabajos de retirada de la sirga tridimensional o tercera valla del perímetro fronterizo de Melilla, una medida sobre la que expresó sus dudas de que no se vaya a provocar un efecto llamada pese a la negativa del Ejecutivo.
En este punto, Acedo dejó claro que el PP es “defensor de la realidad, que dice que cuando se toman decisiones arbitrarias, sin consenso y se lanzan mensajes difusos sobre el control de los flujos, esto trae consigo el rearme de las mafias que controlan a los inmigrantes necesitados de un mundo mejor”.