www.melillahoy.es

Cine en Melilla

Las aventuras del Doctor Dolittle

Por Ana de la Rosa

domingo 26 de enero de 2020, 04:00h
Las aventuras del Doctor Dolittle
Director: Stephen Gaghan. Intérpretes: Robert Downey Jr., Antonio Banderas, Michael Sheen
La primera adaptación al cine de los libros escritos por Hugh Lofting, nos llegó como musical en 1967 con “El extravagante doctor Dolittle”. En 1998 se estrenó “Dr. Dolittle”, dirigida por Betty Thomas y protagonizada por Eddie Murphy. Dado el éxito obtenido, pudimos ver su secuela en 2001, “Dr. Dolittle 2”, dirigida por Steve Carr y con Murphy de actor principal.

En esta nueva entrega, la acción transcurre en la Inglaterra victoriana.
El afamado y excéntrico veterinario Dr. John Dolittle (Robert Downey Jr.) vive aislado en su mansión con la compañía de sus animales exóticos, desde la muerte de su mujer Lily. La vida de Dolittle cambia por completo cuando Eugenie Archer-Rose (Carmel Laniado), ayudante y futura dama de compañía de la reina Victoria, rescata al joven aprendiz Tommy Stubbins (Harry Collett) de una trampa en la que había caído en la finca de Dolittle. Con noticias urgentes de Buckingham Palace, Lady Rose insiste en que Dolittle y Stubbins la acompañen al palacio para ayudarla a salvar a la reina (Jessie Buckley) de una misteriosa enfermedad. Cuando Dolittle y Stubbins parten rumbo a su aventura, Lady Rose, ayudada por el perro Jip (Tom Holland) y el insecto palo Styx, custodiará a su alteza, decidida a protegerla a toda costa.

Dolittle deja, muy a su pesar, su vida de ermitaño para embarcarse en una épica aventura hacia una mítica isla en busca de una cura, recuperando su sentido del humor y su coraje a medida que se cruza con viejos adversarios y mientras descubre maravillosas criaturas. Le acompañan su aprendiz Stubbins y un estridente séquito de sus amigos animales, entre ellos el estresado gorila Chee-Chee (Rami Malek), el pato entusiasta pero algo tonto Dab-Dab (Octavia Spencer), la cínica avestruz Plimpton (Kumail Nanjiani), el optimista oso polar Yoshi (John Cena) y el obstinado loro Polynesia (Emma Thompson), que se convertirá en el consejero de máxima confianza de Dolittle.

Otros importantes personajes de la película son el rey pirata Rassouli (Antonio Banderas) señor de la Isla de Monteverde; el Dr. Blair Müdfly (Michael Sheen), némesis de Dolittle en la universidad y médico de la reina Victoria; y Lord Badgley (Jim Broadbent), el noble designado para proteger a la joven reina y, a la vez, aspirante al trono.

Stephen Gaghan nació en Louisville, Kentucky, en 1965. Su obra se caracteriza por sus tramas apasionantes y sus dramas, construidos cuidadosamente. En 2001, ganó el Oscar al Mejor Guión Adaptado por “Traffic”, dirigida por Steven Soderbergh. Fue nominado al Oscar al Mejor Guión Original en 2006 por “Syriana”, película que también dirigió. En 2017 dirigió “Gold, la gran estafa”.

El guión de Las aventuras del Doctor Dolittle lo han escrito Gaghan, Dan Gregor y Doug Mand, sobre una historia de Thomas Sheperd. Además de guionista, Dan Gregor es director de televisivo. Ha trabajado en las series “Cómo conocí a vuestra madre” y “Crazy Ex Girlfriend”. Además de guionista, Doug Mand es actor de televisión. Ha ejercido de ambos en “Cómo conocí a vuestra madre”, “Crazy Ex Girlfriend” y “The Comedians”. Es coguionista y coprotagonista de “Most Likely to Murder”.

Thomas Shepherd debutó en el cine con el guión de “Hey, Stella”, que cuenta la lucha del actor Marlon Brando por conseguir el papel de Stanley Kowalski en “Un tranvía llamado Deseo”, y que fue seleccionada para la llamada «The Black List» de Hollywood, una encuesta que incluye las películas sin producir más prometedoras. Desde entonces, ha trabajado de manera continua tanto en cine como en televisión.

La mansión Dolittle, regalo de la reina para que el doctor y Lily pudieran continuar sus investigaciones sobre comunicación animal, está adaptada a las necesidades de humanos y animales. Los exteriores pertenecen a Cothay Manor, una casa en Somerset, que puede visitarse. El pueblo Puddleby-on-the-Marsh se rodó en Langley Park, construyéndolo como un gran plató. Los aposentos de la reina Victoria en el palacio de Buckingham, el barco de Dolittle Water Lily (sobre una plataforma mecánica), el set de Monteverde (palacio del rey Rassouli) y la isla del Árbol del Edén, también se montaron en platós.

Los supervisores de efectos visuales Nicolas Aithadi (nominado dos veces al Oscar) y John Dykstra (ganador de dos Oscar), junto con el supervisor de efectos especiales Dominic Tuohy (nominado al Oscar), se han encargado de dar vida a los animales. Para el director Stephen Gaghan era crucial que las criaturas hechas por ordenador fueran fotorrealistas, que parecieran animales auténticos. Son contadas las escenas en las que los humanos y los animales creados por ordenador no estén interactuando. Dar vida a los animales fue una tarea hercúlea. Además, tuvieron que integrarlos a la perfección con los decorados y con los actores humanos.

Bajo la coordinación de la productora de efectos visuales Roma van den Bergh, los cuidadores de animales disecados del departamento de efectos visuales (técnicos que trabajan con las versiones inertes de los personajes animados) se encargaron de moverlos como marionetas. Ya fuera en los aposentos de Rassouli, donde Stubbins trata de sortear una manada de leones dormidos o para asegurarse de que Styx pudiera susurrarle al oído a Dolittle, los marionetistas fueron los sustitutos humanos (vestidos de verde) de los animales virtuales de Dolittle. Esto implicaba que los animales creados por ordenador iban a tocar, chocarse e interactuar con elementos físicos de la vida real y mirarse a los ojos con las personas.

El equipo de los coordinadores de escenas peligrosas Simon Crane y Glenn Foster, junto con el coordinador de escenas peligrosas de la segunda unidad Steve Dent, trabajaron codo con codo con la división de efectos visuales para solucionar las escenas que requerían movimientos físicos por parte de actores y dobles. El director de fotografía Guillermo Navarro (premiado con el Oscar por “El laberinto del fauno”), tuvo en cuenta reservar un espacio para lo que el departamento de efectos visuales añadiría más tarde.

En postproducción, el supervisor de efectos visuales John Dykstra, estableció las personalidades visuales de cada animal. Las criaturas debían moverse como animales auténticos, no como versiones antropomórficas animadas de los personajes, detalles como el pelaje y el color y brillo de los ojos, así como la tracería y los patrones de luz que cubren a ciertas criaturas como Dragona. La banda sonora es del compositor Danny Elfman, nominado cuatro veces a los Premios Oscar, que ha dado a cada uno de los personajes principales un sonido único.