www.melillahoy.es

La Ciudad pretende convertir en atractivo turístico la galería de minas defensiva de Melilla

El consejero, junto a los técnicos, en el inicio de la visita
El consejero, junto a los técnicos, en el inicio de la visita

Ayer se inauguró del segundo tramo, de un kilómetro, accesible desde el Fuerte de Victoria Grande

martes 28 de enero de 2020, 04:03h
La Ciudad Autónoma pretende convertir en un atractivo turístico la galería de minas defensiva de la Melilla de los siglos XVII y XVIII, de la que ayer se inauguró el segundo tramo de un kilómetro que ha sido acondicionado con 560.000 euros del Fondo Social Europeo, organizando eventos culturales como el proyecto Flamenco Underground.
En declaraciones a la prensa, el consejero de Infraestructuras, Urbanismo y Deporte, Rachid Bussian alabó “el esfuerzo realizado por los técnicos y los operarios” que han participado en la recuperación del segundo tramo de la galería de minas, porque considera que su recuperación supone “un descubrimiento histórico de la ciudad”.

Actuación
Las Galerías de Minas comunican los llamados Cuatro Recintos Defensivos de la ciudad, que los ingenieros españoles levantaron perforando todo el peñón rocoso por necesidades defensivas y de espacio. Sirvieron para asegurar la vida en la ciudad en sus momentos más duros y comunicar los puntos más aislados y lejanos con el centro de la plaza, y, además, las minas jugaron un papel importante durante los asedios a los que estuvo sometida la ciudad durante los siglos XVII y XVIII.

En las actuaciones más significativas ejecutadas, comprendidas en el Proyecto, se ha seguido el criterio de “intervención mínima”, debido el carácter Histórico de las obras, intentando mantener intacto, en la medida de lo posible, el estado de las mismas, con el objetivo de que el visitante pueda apreciarlas en su estado original.

El objetivo del trabajo ha sido la reparación-recuperación del segundo tramo del Sistema de Galería de Minas situado en el subsuelo del entorno del Cuarto Recinto Fortificado de Melilla, que conecta el fuerte de Victoria Grande, con el de Victoria Chica, el del Rosario, la “cortadura” (Sala de los Elefantes) y el antiguo luneto de San Antonio, y la salida de emergencia desde la Sala de los Elefantes por la cortadura.

Las obras, con un coste de 566.433 euros, se financian con Fondos Europeos (FEDER); el plazo de ejecución ha sido de siete meses y han sido acometidas por la empresa Jarquil.

Futuro
Bussian apuesta por convertir la galería en un atractivo turístico que podría enriquecerse además con actividades culturales como es el proyecto Flamenco Underground que se presentó en Fitur que consistiría en incluir un recital flamenco al término del recorrido por las minas. Pero la idea es más ambiciosa, porque “queremos aprovechar las sinergias de las distintas culturas melillenses”, de modo que se empiece con el flamenco, pero en sucesivas ediciones se incluyan en las minas actividades de la “comunidad israelita, la cristiana y la amazigh”.

Por su parte el arquitecto José Antonio Fernández, aseguró que a lo largo de estos siete “arduos” meses de trabajo, “se han podido descubrir cosas que no estaban previstas, como el trazado original que conectaba con Victoria Grande y que se modifica tras la construcción de Victoria Chica”.

Señala que incluso se aprecia “el picoteo exhaustivo en la roca de los trabajan construyendo las minas; nos hemos encontrado con serendipias como una trampa de cinco metros de profundidad y unos distribuidores”. Indica que se ha recuperado un kilómetro de minas pero no descartan que el resto por explorar pueda superar los tres o cuatro kilómetros, y si nos atenemos a las leyendas, “podría llegar al cerro de San Lorenzo o como incluso se decía antiguamente, hasta el Gurugú”.

Se mostró convencido de que cuando estos hallazgos se conozcan, “tendremos un enclave turístico de máximo interés” y por eso defiende que para que este bien patrimonial se promocione, es necesario adobarlo con actividades culturales que atraigan a los melillenses y ellos, a su vez, a los turistas, para que disfruten de este legado.

La Ciudad pretende convertir en atractivo turístico la galería de minas defensiva de Melilla