www.melillahoy.es

Columna Castrense

Hecho Histórico: La Creación de La Legión 1920

Por Centro de Historia y Cultura Militar de Melilla

martes 28 de enero de 2020, 04:00h
Hecho Histórico: La Creación de La Legión 1920
Con motivo de conmemorarse este año el centenario de la creación de La legión, por parte de este Centro de Historia se pretende realizar una serie de artículos relacionados con tal significativo acontecimiento, del que remitimos este primero.

CREACIÓN DE LA LEGIÓN

El día 28 de enero de 1920, el Rey Alfonso XIII firmaba el real decreto de creación del Tercio de Extranjero y el 29 de enero, en el Diario Oficial nº 22 del Ministerio de la Guerra, se publicaba el Real Decreto de creación en los siguientes términos:

“EXPOSICIÓN

SEÑOR: La conveniencia de utilizar todos los elementos que pueden contribuir a disminuir los contingentes de reclutamiento en nuestra zona de protectorado en Marruecos, inclina al Ministro que subscribe a aconsejar, como ensayo, la creación de un Tercio de extranjeros, constituido por hombres de todos los países, que voluntariamente quieran filiarse en él para prestar servicios militares, tanto en la Península como en las distintas Comandancias de aquel territorio. Fundado en estas consideraciones, el Ministro que subscribe, de acuerdo con el Consejo de Ministros, tiene el honor de someter a la aprobación de V. M. el siguiente proyecto de decreto.

Madrid veintiocho de enero de mil novecientos veinte.

SEÑOR:

A L. R. P. de V. M.

JOSÉ VlLLALBA
REAL DECRETO

A propuesta del Ministro de la Guerra y de acuerdo con el Consejo de Ministros, Vengo en decretar lo siguiente:
Artículo único. Con la denominación de Tercio de extranjeros, se creará una unidad militar armada, cuyos efectivos, haberes y reglamento por que ha de regirse, serán fijados por el Ministro de la Guerra.

Dado en Palacio a veintiocho de enero de mil novecientos veinte.

ALFONSO
El Ministro de la Guerra,

JOSÉ VlLLALBA”

Culminaba así, tras cerca de un año de estudios y trabajos, las aspiraciones del Teniente Coronel José Millán-Astray y Terreros, de crear una unidad especial. Millán-Astray que ya tenía con un alto prestigio forjado en sus heroicas actuaciones de combate en Filipinas y en el protectorado, así como a su nivel de preparación personal y profesional, logra convencer a las altas instancias del Ejército y del Gobierno de la conveniencia de la constitución del Tercio de extranjero, cuya finalidad fundamental era la participación en las acciones en el protectorado y disminuir los contingentes de reclutamiento para tal fin, consciente de que ello traería consigo una mejor capacidad de acción y resultados, fruto de su especial preparación para el combate y también supondría un ahorro de personal.

De esta forma, se daban los primeros pasos para la puesta en marcha y constitución de una de las unidades de mayor prestigio de nuestro Ejército.

En reconocimiento a los méritos, prestigio y trabajo en pro de crear esa nueva unidad, le fue concedido el mando de la misma. En el libro escrito por el propio Millán-Astray titulado “La Legión” escrito en 1923, recogía su nombramiento como primer jefe en los siguientes términos: “Un venturoso día el Diario Oficial llenaba sus columnas… ¡Aquel día tan sabrosas!...con las reglas de constitución del “Tercio de Extranjeros” y pocas fechas después aparecía nuestro nombramiento de “Teniente Coronel primer Jefe”. En fiesta íntima familiar en nuestra casa, se dio lectura a la Real disposición, se nos entregó el bastón de mando y se dieron por vez primera los tres vivas: ¡Viva España! ¡Viva el Rey! ¡Viva la Legión!”.

Millán-Astray, eligió como lugarteniente al joven comandante Francisco Franco Bahamonde que en aquellas fechas se encontraba destinado en el Regimiento del Príncipe como jefe del primer batallón en Oviedo, para poner en marcha esta nueva unidad.

Se empezó creando las bases de normativas, procedimientos, estructuras, etc., necesarios para la constitución de esta joven unidad, entre ellas los banderines de enganche en diferentes ciudades, Zaragoza, Barcelona, Valencia, Madrid, etc., acompañados de una atractiva propaganda por medio de carteles y también de la radio, para captar a los voluntarios.

Millán-Astray tuvo sus temores de que la incorporación del personal fuese lenta y de que la organización de la unidad se ralentizara, sin embargo tanto él como el Comandante Franco se llevaron una grata sorpresa ante la repercusión que había tenido las acciones de propaganda ya que en el banderín de enganche de Barcelona, se había producido una gran afluencia de voluntarios catalanes y en tan solo tres días, se habían alistados varios centenares y en un mes fue posible completar la I Bandera con voluntarios de diferentes procedencias. El éxito estaba asegurado.

El Fundador, expresaba de la siguiente manera esta significativa incorporación: “Y vino el alud de Barcelona, los doscientos catalanes, la primera esencia de la Legión…, Era la espuma, la flor y nata de los aventureros. Era el agua pura que brotaba del manantial legionario. ¡Bien venidos, catalanes legionarios; vosotros seréis la base sobre la que se construirá la Legión!”
A pesar de que el Real Decreto de Creación del Tercio de extranjeros se publicase en enero, este consideró como fecha de su fundación el 20 de septiembre, por ser esta el día en que se alistó el primer legionario, conmemorándose todos los años en esa fecha el aniversario de La Legión, del que el próximo día 20 de septiembre se cumplirán los cien años.

Desde sus comienzos, Millán-Astray quiso imprimir un sello especial a La Legión y a sus legionarios, por un lado recuperando las gestas heroicas nuestra infantería y por otro dotando a la unidad y a los legionarios de unas señas de identidad propia. Basándose en los glorioso Tercios Españoles eligió las armas de los mismos; la pica, el arcabuz y la ballesta como elementos con los que formar el emblema de La Legión, así mismo los dotó elementos identitarios como el uniforme, la marcialidad, el paso de desfile, la energía en el saludo, la acometividad en el combate y el código de conducta por el que se debían regir los legionarios, realizado por el propio Teniente Coronel Millán-Astray y plasmado en el Credo Legionario, verdadera base espiritual y moral de La Legión que inculca un sello especial a todos los que han vestido y visten la camisa legionaria.