www.melillahoy.es

‘Quo Vadis’, Melilla

José Megías Aznar, ex consejero de varias áreas del Gobierno de Melilla
José Megías Aznar, ex consejero de varias áreas del Gobierno de Melilla

¿Qué tenemos que celebrar el próximo 13 de marzo?

Por José Megías Aznar

sábado 01 de febrero de 2020, 04:02h
El gobierno de la Ciudad ha tomado la decisión de hacer festivo este día para regocijo autonómico de los melillenses. Qué equivocación y qué poco don de la oportunidad, más bien qué metedura de pata. Lo que tenía que hacer es anular este festivo por su bien.
El falso estatuto de autonomía (y más tras la sentencia del Supremo) no nos iguala a los melillenses con el resto de las autonomías de España. Más bien es un opúsculo que no sirve para nada. Y no lo digo yo, lo dice la Constitución del 78, a través de la transitoria quinta que marca la dirección para conseguir una auténtica autonomía que nos haga iguales a todos los españoles. Ahora somos la esquina perdida en el mapa.

La Constitución precisó a través de la transitoria V que esto fuera así y que nuestra región se integrara de pleno derecho en el Estado Autonómico. Es decir un sujeto jurídico como los demás territorios con sus características específicas. En 42 años no se ha cumplido la Constitución en Melilla y Ceuta. Somos los apéndices del Estado y no queremos serlo, máxime cuando los apéndices se pueden extirpar.

Ni el PP ni el PSOE han afrontado esta realidad desde sus mandatos estatales para igualarnos a nuestros compatriotas. Reclamar que se cumpla la Constitución en Melilla es ser casi revolucionarios, mientras que en otros sitios la denigran o quieren cambiarla, nosotros exigimos que se cumpla para poder ser los dueños de nuestro futuro.

Ante el varapalo de la sentencia del Supremo no ha habido ninguna reacción política de nuestros representantes, no se han sentado a dialogar para defender nuestras instituciones. No es sólo que no se puedan nombrar consejeros no electos (esto sería casi anecdótico) es que se nos saca de la estructura territorial constitucional, somos un mero ayuntamiento apátrida, no dependemos de ninguna comunidad autónoma, no dependemos de ninguna diputación, no somos provincia, entonces ¿qué somos?
A principio de siglo XXI por el 2002 ó 2003 hubo una propuesta del Gobierno de Imbroda para reformar el Estatuto. Se desarrolló un debate en la Comisión de Presidencia. CpM presentó un texto articulado de su proyecto de Estatuto. El PP asumió la propuesta de CpM como texto de la negociación.

Pero este debate desapareció de la escena política y nunca más se supo. No hubo más diálogo, no hubo más acercamiento, se inició la guerra de destrucción uno al otro. El PSOE no ha hecho nada ni en el gobierno ni en la oposición, ni ha dicho aquí estoy yo. Desde hace tiempo los socialistas locales son el celofán de la política local, ni están ni se les espera.

Esta situación la tienen que resolver los dos partidos mayoritarios con sus acuerdos y con sus desacuerdos, con los recelos mutuos intentando superarlos. Pero esto no lo pueden liderar personas que llevan más de 20 años en el poder o en la oposición. Ya no tiene la valentía de lo nuevo y ni la capacidad de mirar más allá de sus ombligos. Son como Pigmalión.

El día 13 de marzo habría que reconducirlo y generar un movimiento ciudadano trasversal de todos los españoles melillenses para reivindicar nuestro papel en la España autonómica. Un movimiento que conciencie que Melilla existe.

Los partidos históricos de Melilla (PP, CpM y PSOE) no han sido la solución sino el problema en el avance autonómico. Los dos nacionales nos dieron una carta municipal para no cumplir la Constitución y así estamos que no sabemos lo que somos y sumidos en la desesperanza en el futuro de la ciudad. El localista no ha estado a la altura e las circunstancias o no ha sabido liderar las reivindicaciones de la sociedad melillenses, porque estaba a otra cosa, o no tiene un proyecto integral para todos los melillenses.

Un auténtico Estatuto de Autonomía de Melilla donde se recoja nuestro potencial económico, nuestra capacidad de organizarnos y capaz de dar las respuestas a nuestros problemas, siempre asumiendo nuestra pequeña realidad geográfica, pero grande en ser españoles como los demás.

En Melilla tenemos gente muy formada y cualificada para darle un giro rotundo a la situación actual. Hemos pesado cómo canalizar un esfuerzo reivindicativo en pro de una auténtica autonomía que garantice una sociedad plural con futuro. Por eso pensamos que no hay nada que celebrar, NO TENEMOS ESTATUTO DE AUTONOMÍA y el día 13 de marzo es un brindis al sol.

Es la hora que los melillenses tomemos conciencia que nuestra querida Ciudad va a la deriva. Con decir queremos mucho a Melilla, no es suficiente, hay que levantarse y luchar para cambiar la incertidumbre en la que nos encontramos a todos los niveles.

PS
Si quieres participar (ya somos unos cuantos) en este movimiento ciudadano trasversal, puedes comunicarte con nosotros en el correo :
[email protected]