www.melillahoy.es

Cine en Melilla

Underwater

Por Ana de la Rosa

domingo 02 de febrero de 2020, 04:00h
Underwater
Underwater narra la aventura vivida por la tripulación de la expedición minera Kepler, confinados en una plataforma submarina construida para soportar las enormes presiones de las perforaciones que se realizan en el fondo del mar, a kilómetros de la superficie. La tragedia se desata cundo un devastador terremoto provoca que torrentes de agua destruyan e inunden la estructura de hormigón armado, haciéndola pedazos en segundos.

La ingeniera eléctrica Norah Price (Kristen Stewart) no consigue enviar un mensaje de socorro y, con el submarino de salvamento destruido, parece imposible la salvación del pequeño grupo de supervivientes. Ella y el resto del equipo: Lucien (Vincent Cassel), capitán de la Estación Kepler, un buen soldado decidido a salvar la vida de todos, conoce el terreno y la posible ruta a seguir; Emily Haversham (Jessica Henwick), estudiante de biología marina con grandes conocimientos académicos sobre la fauna y la flora en aguas profundas, pero con muy poca experiencia en trabajo de campo; Liam Smith (John Gallagher, Jr.), experto en operaciones que comparte alguna historia con Norah, es el optimista del grupo y hace todo lo posible para ayudar a Emily a superar sus miedos; Rodrigo Nagenda (Mamoudou Athie), jefe de sistemas que hace gala de una gran estabilidad emocional y espiritual, incluso bajo la presión extrema , ayuda a Norah a enfrentarse a su pasado traumático, y el astuto residente Paul Abel (T.J. Miller), un soldador con un ego a la altura de su imponente físico, tiene grandes conocimientos técnicos, es el que ha pasado más horas fuera de la plataforma haciendo el equivalente submarino de los paseos espaciales.

La única oportunidad del grupo para salvar la vida, es caminar por el lecho marino para llegar a una plataforma lejana y abandonada, la Roebuck, con la esperanza de que su equipo de comunicación siga funcionando, o que haya suficientes cápsulas de salvamento que puedan llevarles a su destino. Su terrible odisea se vuelve aún más peligrosa cuando empiezan a sospechar que no están solos. Algo les sigue de cerca, listo para atacar en cualquier momento.

Atrapados en un peligroso juego del ratón y el gato con un misterioso depredador, escasos de tiempo y oxígeno, Norah y los demás deberán armarse de valor si quieren llegar a la superficie con vida, superando cada nuevo obstáculo.

William Eubank nació en Holuote, Massacgusetts, en 1982. Comenzó a trabajar, como director o director de fotografía, a los 18 años. Fue aceptado en UCLA, donde estudió durante dos años, pasando a trabajar en Panavision para ayudar a supervisar la integración de cámaras HD en películas como “Collateral” (2004) y “Superman Returns” (2006).

Su primer largometraje como director, “Love” (2011), fue un encargo de la banda de rock alternativo Angels & Airwaves, un éxito rotundo proyectado en numerosos festivales de cine, premiado con el "Best of the Fest" que concede el Festival Internacional de Cine de Santa Bárbara.

El guión de Underwater lo han escrito Brian Duffield y de Adam Cozad, sobre una historia del primero. Underwater se ha rodado en Nueva Orleans, en tres platós y algunos sets exteriores. Los obstáculos a superar han sido importantes, uno de los más complicados fue que, en casi toda la historia, los personajes caminan sobre el lecho marino, lo que supuso tener que descubrir cómo recrear de manera realista que están debajo el agua. Para conseguirlo, se sirvieron de una combinación de efectos visuales, colocando a los actores en el agua y utilizando la tecnología creada específicamente para el rodaje.

William Eubank trabajó en estrecha colaboración con el director de fotografía Bojan Bazelli y con el diseñador de producción Naaman Marshall para dar forma a entornos que ayudarían a transportar a los actores a los espacios reducidos en los que se desarrolla la acción. Para complicarle las cosas a Marshall, la mayoría de los sets del Kepler (pasillos, salas comunes, salas de control, dormitorios) tuvieron que diseñarse para que se inundaran o se incendiaran, lo que requirió, en muchas ocasiones, volver a diseñarlos, pintarlos y reestructurarlos para que fueran las salas del Roebuck. Era importante que tanto el set del Kepler como el del Roebuck parecieran desgastados, como si llevaran años en el fondo del mar.

El tono de la película, tanto en lo que se refiere al ritmo como al estilo, se establece desde la dinámica secuencia de apertura, en la que vemos a Norah por primera vez en el vestuario de la tripulación, antes de que ocurra el desastre, el ambiente es inquietantemente silencioso y se palpa una sensación de peligro. Las instalaciones del Kepler se diseñaron para albergar, de manera creíble, entre treinta y sesenta personas, con dormitorios para la tripulación, una cafetería y un centro de mando que hace las veces de sala de control. Los sets se construyeron y pintaron para que pudieran adaptarse a la antigua técnica cinematográfica "dry-for-wet", utilizada también en películas recientes como “La forma del agua”, dirigida por Guillermo del Toro.

Esta técnica consiste en rodar en seco aunque parezca que el actor está mojado: se filma al actor en un plató vacío, con un ventilador potente a los pies para que se muevan sus ropas y el pelo; después, se añaden por ordenador los efectos del agua. Mientras se rueda, los efectos de iluminación especializados ayudan a crear la ilusión de un entorno acuático a gran escala en los platós, que pueden inundarse de niebla para mejorar el efecto. Los actores (o sus dobles de acrobacias) se mueven mediante cables o en arneses para simular que están flotando. En posproducción, se añaden efectos visuales de última generación para que parezca que las escenas se desarrollan debajo del agua utilizando olas digitales, burbujas y partículas.

De los efectos visuales se ha encargado Blair Clark, que ha colaborado en trabajos con Chris Walas, Inc., Tippett Studio y el gigante de los efectos, Industrial Light and Magic. Terminado el rodaje en Nueva Orleans, Eubank y Clark comenzaron un proceso largo e intensivo en Los Ángeles trabajando con la compañía de efectos visuales MPC (Moving Picture Company), galardonada por su trabajo en películas como “El libro de la selva”. La iluminación fue fundamental en toda la película. El director de fotografía Bazelli y su equipo controlaron la luz y las sombras que se ven en el set de forma remota, ajustando cada detalle según fuera necesario.

La guinda al pastel de Underwater, una mezcla de ciencia ficción y terror, la pone el compositor Marco Beltrami (nominado en dos ocasiones al Oscar), creador de la banda sonora.