www.melillahoy.es

El objetivo es que los alumnos perciban la singularidad de la violencia y que sean capaces de reconocer los primeros signos

Una de las charlas del Plan Director en el colegio Pedro de Estopiñán
Una de las charlas del Plan Director en el colegio Pedro de Estopiñán

El IES Virgen de la Victoria y el Juan Antonio Fernández inauguran el Plan Director este año

martes 04 de febrero de 2020, 04:00h
El IES Virgen de la Victoria y el Juan Antonio Fernández inauguraron ayer el Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos con el objetivo de prevención de la violencia de género y de comportamientos de discriminación por sexo o sexual. Estas chalas, se llevarán a cabo bajo el lema ‘Pasión no es posesión’, en las que participarán 40 cursos de 4º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), Formación Profesional y ciclos formativos con el objetivo de que los alumnos perciban la singularidad de la violencia y que sean capaces de reconocer los primeros signos.
Laura Segura, responsable de la Unidad Contra la Violencia de Género, expuso que ayer se comenzaron con las primeras charlas del Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos que se lleva desarrollando desde la Dirección Provincial.

Apuntó que el Plan Director abarca distintos contenidos, pero uno de ellos es la prevención de comportamientos de discriminación por sexo o sexual y prevención de violencia de género. La formación está orientada a los alumnos de 4º ESO, Formación Profesional y ciclos formativos, que se desarrollarán en febrero y marzo en todos los centros de la ciudad, siendo en torno a unos 40 cursos.

Uno de los talleres, explicó que, lleva el nombre ‘Pasión no es posesión’ cuyo objetivo es que el alumnado sea capaz de percibir la singularidad de la violencia y que entiendan que el origen está en la desigual construcción del género, lo que crea una asimetría entre hombres y mujeres.

Segura señaló que los datos muestran un aumento en la violencia de género en edades más tempranas, un incremento del número de denuncias de menores adolescentes, por ello, considera fundamental la “pedagogía de la no violencia”, y que los jóvenes reconozcan las primeras señales de control, ropa, amistades, móvil, y que sean capaces de romper con las relaciones que les priven de libertad o no las hagan sentir bien.

Además, otro de los fines es explicarles a los alumnos que la violencia de genero está en la cúspide, pero están los micros, lo habitual que se acaba convirtiendo en normal, y que sean capaces de reconocer los primeros signos de violencia y de identificar las relaciones tóxicas, para prevenir futuras conductas violentas y detectar las que ya estén existiendo.

La responsable indicó que, “por suerte, los jóvenes muestran rechazo a la violencia de género, pero reconocen que se dan relaciones de violencia de su entorno y otras formas, pero no las más sutiles de violencia. Los chicos a veces no son conscientes de que la están ejerciendo”.

La idea, dejó claro que, es llevar a cabo unos talleres que despierten interés creando un espacio de transformación, y de toma de conciencia, donde se pretende que con el trabajo que se haga en estos días el alumnado haga de motor de cambio en sus entornos.