www.melillahoy.es
El consejero de Economía y Políticas Sociales, Mohamed Mohamed Mohand
Ampliar
El consejero de Economía y Políticas Sociales, Mohamed Mohamed Mohand

La Ciudad subirá 200 euros el IMI hasta alcanzar los 850 y será combinado con formación y empleo

Es uno de los puntos incluidos en el Plan de Lucha contra la Pobreza y requerirá de un cambio del Reglamento de Prestaciones Sociales, por lo que su puesta en marcha, que será progresiva, podría tener lugar en junio o julio

sábado 08 de febrero de 2020, 04:12h
La Ciudad Autónoma de Melilla subirá el Ingreso Melillense de Inserción (IMI), prestación que concede a las familias en riesgo de exclusión social y sin ingresos, hasta los 850 euros, lo que supone 200 más que en la actualidad, e irá aparejado a políticas de formación y empleo. En rueda de prensa, el consejero de Economía y Políticas Sociales, Mohamed Mohamed Mohand, explicó que esta subida del IMI es uno de los puntos incluidos en el Plan de Lucha contra la Pobreza y requerirá de un cambio del Reglamento de Prestaciones Sociales, por lo que su puesta en marcha, que será progresiva, podría tener lugar en junio o julio de este año.

El consejero explicó que la aplicación de esta medida es viable económicamente para este mismo año, habida cuenta que hay una previsión de IMI que permite tener margen de maniobra al haberse producido en 2019 un remanente en la partida.
Mohamed Mohand destacó la importancia de esta medida, ya que el IMI es “el último recurso que le queda a muchas personas en la ciudad” que carecen de un puesto de trabajo y prestaciones por desempleo, y es una ayuda que el año pasado alcanzó a 510 unidades familiares, con un coste para la Ciudad Autónoma cercano a los 1,6 millones de euros.
Afirmó que el IMI será el principal instrumento del Plan de Lucha contra la Pobreza, aunque “lo verdaderamente importante” de éste es “cómo se van a combinar los instrumentos, no el instrumento en sí”, ya que se combinarán con políticas de formación y empleo a través de la sociedad pública Promesa, los talleres de empleo y los talleres de empleo.
De esta manera, la intención es que el IMI no sea únicamente una transferencia de dinero, sino una manera de “intentar reciclar a los beneficiarios para recuperarlos en el mercado laboral”, razón por la se va a aplicar una subida de casi 200 euros para asemejarlo al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que también se ha visto incrementado.

Financiación
Asimismo, explicó que el Plan de Lucha contra la Pobreza estará dotado con 9,3 millones de euros y estará dirigido por la Consejería de Economía y Políticas Sociales “por una cuestión competencial”, aunque subrayó que se desarrollará en colaboración con otras áreas del Gobierno, habida cuenta que el objetivo que se busca es “una competencia transversal”.
“La pobreza en Melilla es insostenible para cualquier región europea que se precie”, dejó claro Mohamed Mohand para argumentar la necesidad de poner en marcha dicho plan, en el que la Ciudad Autónoma no estará “huérfana”, sino que contará con la colaboración del Gobierno central y la Unión Europea mediante una fuente de financiación.
Por el momento, el consejero reconoció que el proyecto partirá con fondos de los Presupuestos Generales de la Ciudad Autónoma, a los que posteriormente tendrán que ir sumándose las dotaciones que lleguen del Gobierno central y la Unión Europea.

El desarrollo de la Agenda 2030 contará con todos los partidos, empresarios y sindicatos que quieran colaborar

El consejero de Economía y Políticas Sociales, Mohamed Mohamed Mohand, indicó que ha podido conversar con la Secretaría de Estado para la Agenda 2030, cuyo punto principal es la lucha contra la pobreza, y para cuyo desarrollo en Melilla se va a constituir una mesa en la que estarán representados no solo la Administración, sino también todos los partidos de la Asamblea, empresarios, sindicatos y “áreas de la sociedad civil que quieran colaborar y tengan legitimidad para ello”.
Todos ellos serán invitados a colaborar en el Plan de Lucha contra la Pobreza, ya que la Agenda 2030, como recordó el consejero, supone una planificación de medidas para los próximos 10 años, de ahí la necesidad de “hacer una política amplia que supere a las personas y a los partidos”.