www.melillahoy.es
La protesta se trasladó ayer a las puertas de la incineradora
La protesta se trasladó ayer a las puertas de la incineradora

Nueva concentración contra la represión sindical

Tras la apertura de un expediente a Abderramán El Fahsi, delegado sindical de la empresa, al que quieren trasladar a Almería

sábado 08 de febrero de 2020, 01:54h
La Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT-Melilla se concentró ayer a las puertas de incineradora, para seguir denunciando la persecución por parte de Caldererías Indálicas hacia el delegado sindical, Abderramán El Fahsi, y evitar q lo trasladen a Almería.

Con sendas pancartas en las que se podía leer “Caldererías Indálicas: No a la represión sindical” y “Por la defensa de los delegados de personal”, UGT ha exigido el cese de las acciones que dicha empresa intenta adoptar contra su delegado.

Tras la apertura de un expediente al trabajador por parte de la empresa, el propio Abderramán El Fahsi ha expuesto que, en su calidad, de secretario general de UGT- FICA y como representante de los trabajadores en Caldererías Indálicas. S.L, le aclaren si está en presencia de un expediente informativo o de un expediente sancionador porque “en un lugar de su escrito se dice expediente informativo y en otro se dice expediente contradictorio”, dado que la naturaleza jurídica de uno y otro expediente son bien distintas.

Asimismo, señala como “injusta, desproporcionada y discriminatoria movilidad geográfica que se me ha impuesto”, impugnada ante el Juzgado de lo Social, por lo que sostiene que, si no les consta a esa empresa tal impugnación judicial, no es su responsabilidad ni del sindicato UGT.

En tercer lugar, indica que “no se puede ser juez y parte” dado que la persona elegida para la instrucción del expediente no la consideran independiente o neutral, porque asegura que “más bien parece una anticipación de la sanción que se me quiere imponer”.

Por último, Abderramán El Fahsi ha señalado que la empresa se descalifica con las deficiencias que observa en el camión en el que desarrolla su trabajo. “No voy a contestar a tanta tropelía, solo recordarles que el camión pluma salió de Melilla con 23.000 kilos, sobrecargado con 3.000 kilos de más; salió con maquinaria que ha sido subvencionada con fondos FEDER para darle trabajo a este pueblo que es quien está contratando los servicios de esa empresa, que lo que hace es llevarse el trabajo afuera”. Por todo ello, ha recordado “para que no se les olvide, que sigo siendo representante legal de los trabajadores en la empresa”.